"A liberación dos animais da parcela é un problema máis grave"

Carlos Fariñas denuncia que el incendio registrado el jueves en A Ponte no es lo peor a lo que se enfrenta este barrio de Lugo en los últimos tiempos
Carlos Fariñas, vecino de A Ponte. SEBAS SENANDE
photo_camera Carlos Fariñas, vecino de A Ponte. SEBAS SENANDE

En las últimas dos semanas se han podido ver caballos y ovejas deambulando libremente por las riberas del Miño. A primera hora de este jueves, sin ir más lejos, dos caballos llegaron al Club Fluvial y otras tantas ovejas se aventuraron por el puente. Su dueño, Carlos Fariñas, denuncia que los animales salen de la finca del barrio de A Ponte donde pacen porque hay personas que vandalizan recurrentemente el pastor eléctrico que cierra la misma.

"Este problema é moito máis grave do que foi o incendio", advierte Fariñas, en referencia al fuego que quemó parte de esta parcela ese mismo día y movilizó al vecindario.

Este lucense, que también tiene cabras para realizar labores de limpieza en la finca, desconfía de que la vandalización de las instalaciones pueda guardar relación con las actividades de botellón que se han generalizado últimamente en las inmediaciones. "Por aquí soamente hai un camiño de servidume para os veciños; é posible que traten de pasar pola noite e pisen o pastor eléctrico porque non atopan saída", reflexiona Fariñas, sin descartar que la liberación tenga otros propósitos relacionados con el activismo animalista.

Riesgo de accidente

Cuando se ven sin pastor eléctrico, tanto los caballos como las ovejas tienden a salir y explorar. Aunque están debidamente asegurados, el propietario de estos animales teme que puedan causar algún accidente que ponga en riesgo la vida de personas. "Se chegan á estrada nacional pode ser moi perigoso", advierte.

Estos animales también suelen ser molestados e incluso atacados por perros sin correa.

Comentarios