Oleada de denuncias en Lugo por una campaña de estafas por SMS: "Leváronme 3.500 euros"

Estafadores aplican una "campaña agresiva" de envío de mensajes falsos de banca electrónica que está dejando un reguero de denuncias ► "Leváronme 3.500 euros da conta e non necesitaron máis de dez minutos", dice una afectada
Mensaje similar al recibido por la mujer estafada ayer. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Mensaje similar al recibido por la mujer estafada. VICTORIA RODRÍGUEZ

Los clientes de Abanca son el objetivo de "una campaña agresiva" —según detecta tanto la Policía como los trabajadores de la entidad— de estafas a través del envío masivo de SMS falsos para obtener claves de acceso. "Leváronme 3.500 euros da conta e non necesitaron más de dez minutos", explica una de las víctimas.

La mujer recibió una notificación, aparentemente de Abanca, advirtiéndole de un cargo a su cuenta de 2.000 euros. En el mensaje se le advertía de que, si no había realizado ella el cargo, debía contactar con dos números de teléfono que le proporcionaba y que son los reales de Abanca. Llamó, pero la pusieron en espera. "Cando despois logrei falar con departamento de seguridade do banco dixéronme que dan os números reais para dar apariencia de veracidade e porque así conseguen colapsar a centraliña", apunta.

Le llegó entonces un segundo mensaje con un enlace, en el que pinchó y se le abrió lo que se presentaba como la banca móvil de su entidad. El aspecto era idéntico, pero, posteriormente, vio en el enlace que, por ejemplo, la terminación de la web no era ".com", como la auténtica, sino ".co".

Cando despois logrei falar con departamento de seguridade do banco dixéronme que dan os números reais para dar apariencia de veracidade e porque así conseguen colapsar a centraliña"

Allí marco su clave de acceso y, entonces todo empezó a pasar rapidísimo. Le empezaron a llegar SMS nuevos advirtiéndole de movimientos de dinero desde sus cuentas a algunas tarjetas. En una de prepago, "que nunca uso, dice", se introdujeron fondos para hacer cargos acto seguido. Otro SMS le advirtió de que una tarjeta se asociaba a un teléfono Xiaomi cuando el suyo es de otra marca. Supo después que se había creado una tarjeta virtual, cargado y usado para hacer compras.

Rápidamente entró en la banca electrónica real y canceló todas sus tarjetas una a una. Fue cuando llamó al departamento de seguridad del banco cuando supo la cantidad total que le habían estafado, 3.500 euros, y que, gracias a cancelar las tarjetas, logró evitar que se llevaran otros 800 euros más.

"Os SMS chegaban todos ao mesmo fío e Abanca confirmoume que esto mesmo lle estaba pasando a moita outra xente e que, efectivamente, todas as mensaxes, tanto falsas como auténticas, aparecen no mesmo fío", explica.

La mujer fue víctima de lo que se conoce como smishing, que es un tipo de estafa que utiliza los SMS para obtener información como números de tarjetas de crédito o contraseñas de acceso a la banca electrónica para cometer estafas o fraudes electrónicos.

Aunque todas las entidades bancarias aparecen como remitentes de similares mensajes fraudulentos, en estos momentos los casos de Abanca parecen haberse disparado exponencialmente. Numerosos clientes acuden estos días a las oficinas para consultar sobre la llegada de estos SMS, ante los que la clave es no teclear ningún dato propio.

Comentarios