Lara Méndez dice adiós al Concello en otro pleno abrupto a cuenta del tren

La dirigente socialista deja la corporación municipal tras ocho años y diez meses en ella
Antonio Ameijide, entre otros concejales, se despide de Lara Méndez al final del pleno. A.C.
photo_camera Antonio Ameijide, entre otros concejales, se despide de Lara Méndez al final del pleno. A.C.

"A maior honra na miña vida política foi ser alcaldesa. Foi un privilexio". Tras ocho años y diez meses formando parte de la corporación municipal, Lara Méndez se despedía este lunes del Concello de Lugo en el que ha sido su último pleno.

La que fue la primera alcaldesa de la capital lucense, que renunció a su acta de concejala para centrarse en su labor como diputada autonómica, dijo que "remata unha etapa, pero o meu vínculo con Lugo vai seguir estando presente no Parlamento de Galicia e no plano persoal como veciña".

Lara Méndez tuvo palabras de agradecimiento a toda la corporación; sobre todo a su socio de gobierno durante casi cinco años, el BNG, y a su grupo municipal; a sus asesores, "tan necesarios aínda que ás veces non se visibiliza o seu labor"; a los funcionarios y a los agentes económicos y sociales. Esa despedida se produjo en un abrupto pleno en el que los servicios ferroviarios desataron el cruce de acusaciones entre gobierno local y oposición.

El concejal del PP Antonio Ameijide atribuyó al BNG ser el "pagafantas do PSOE" por firmar "un cheque en branco" para la investidura de Pedro Sánchez mientras que, a su juicio, Lugo "está máis aillada que nunca" por tren y carretera, al quedar descolgada de la alta velocidad ferroviaria; seguir sin autovía a Santiago y Ourense y con la N-540 salpicada de baches.

El portavoz nacionalista, Rubén Arroxo, calificó de "surrealista" la intervención de Ameijide y recordó la propuesta "fantasma" de Núñez Feijóo, cuando en la campaña electoral de 2009 en Lugo se comprometió a sufragar el Ave a esta ciudad si era presidente de la Xunta. Agregó que los acuerdos de investidura con Pedro Sánchez propiciaron, entre otras inversiones, la electrificación de la línea ferroviaria entre Ourense y Lugo.

La portavoz socialista, Ana González Abelleira, acusó a Ameijide de "vivir nun mundo imaxinario" y atribuyó el retraso en las obras del tren "á parálise do Goberno de Mariano Rajoy".

En este punto el gobierno local sacó adelante una moción del BNG para instar a la Xunta a que cree un ente ferroviario propio al estilo del del País Vasco.

"Unha pegada moi grande pola súa visión vangardista"

Lara Méndez supo contener la emoción y quien casi no lo consiguió fue su antagonista, la popular Elena Candia, por las vivencias personales similares que tuvieron que pasar durante la campaña electoral de las últimas municipales.

"Que acerte nesta nova etapa porque os acertos serán bos para Lugo", le dijo la portavoz municipal del PP, que agradeció a Lara Méndez su "dedicación ao servizo público".

Rubén Arroxo, del BNG, también le agradeció a la exalcaldesa su trabajo y le deseó "éxitos políticos porque redundarán en beneficio da cidade".

Rompió el fuego de intervenciones la sucesora de Lara Méndez, Paula Alvarellos. La actual regidora dijo que su predecesora "deixa unha pegada moi grande pola súa visión vangardista da cidade". Destacó el papel de su "jefa", como dice que le llamaban sus compañeros de grupo, en la gestión de la crisis del covid.

Comentarios