martes. 26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo

La Semana Santa que no será

Paso de la Oración en el Huerto, que fue restaurado este año. AEP
Paso de la Oración en el Huerto, que fue restaurado este año. AEP
El coronavirus dejó sin Semana Santa a fieles y turistas, a los que solo les queda resignarse frente al estado de alarma y conformarse con recordar las procesiones del año pasado en la web de la Junta de Cofradías y oír las misas del obispo por Youtube

Será una Semana Santa sin hábitos, sin costaleros, sin capuchones y, en suma, sin oficios o procesiones a los que pueda acudir el público. El coronavirus dejó a los fieles lucenses —y a los turis- tas— sin una de las celebraciones religiosas más importantes del año. Sin embargo, quienes más lo sentirán serán los cientos de miembros de las siete cofradías que hay en Lugo. Este año nadie saldrá. Solo se podrán ver por Youtube las misas que dará el obispo, en solitario desde la catedral.

"Será una semana muy triste por dos razones: por el motivo, que es un virus que está provocando muchas muertes (no es que se suspenda alguna procesión porque llueva, como sucedió varias veces) y también porque no podremos llevar a cabo el programa de actos que habíamos previsto", afirma Ramón Basanta, presidente de la Junta de Cofradías y hermano mayor de la cofradía del Desenclavo.

Por el momento, este órgano no tiene muy definido si hará algo por internet para suplir el hecho de que no salgan las procesiones. "Quizá en la página web nuestra, de la Junta de Cofradías, metamos algunas fotos o vídeos cada día de la procesión que le tocase salir porque, al fin y al cabo, la Semana Santa litúrgica sigue adelante. Lo único fue que se suprimieron las procesiones por el riesgo de contagio que hay", indica.

INSÓLITO. Basanta dice que nunca se llegó a suprimir por completo la salida de las procesiones de Semana Santa en Lugo. "Pudo ser que alguna no saliese algún año —principalmente por la lluvia— pero eran una, dos o tres procesiones, no todas", insiste el presidente de la Junta de Cofradías.

Isabel Lagares Mosquera —hermana mayor de la cofradía de la Virgen de la Esperanza— confiesa que la suspensión de las procesiones le dejó mal cuerpo. "Quédache o corpo mal. O que pasa é que era necesario suspender todo porque cada vez hai máis contaxios e máis mortos e iso é algo que non se pode cambiar", afirma.

La procesión de la Virgen de la Esperanza sale el Lunes Santo y es la más multitudinaria de la Semana Santa lucense. Cuenta también con la participación de la Armada, de Ferrol, lo que la hace todavía más vistosa. "Tiñamos pensado encargar unhas capas novas que, ao final, quedaron sen facer. Estabamos organizando todo e ultimando o cartel —practicamente só faltaba imprimilo— cando pasou todo isto e, claro, quedou todo no aire», comenta Isabel Lagares.

No solo fueron las capas, los cofrades de La Esperanza tampoco podrán estrenar este año la restauración del paso de la Oración en el Huerto de los Olivos. "Tiñámolo impecable para saír este ano, despois de conseguir restauralo grazas a unha axuda da Deputación e, ao final, nada", afirma la hermana mayor de la cofradía de La Esperanza.

Aun así, Isabel Lagares piensa vivir de forma personal la Semana Santa. "Se hai algo na televisión, algunha misa, vereina. Dicían os bispos que se podía poñer un ramallo de loureiro na porta pero o problema é de onde o sacamos? Non se pode ir buscar. Parece todo surrealista. Mesmo pensaba en facer unha misa especial na igrexa A Nova pero nin iso, non hai misas abertas ao público. Ou sexa, que é imposible facer nada", cuenta Isabel Lagares, que preside una cofradía fundada en 1952 con 500 miembros actualmente.

El hecho de que las iglesias estén cerradas les impide a los cofrades acudir a rezar a las imágenes que sacan en procesión. La cofradía del Buen Jesús sale el Martes Santo y tiene sus dos pasos —el que da nombre a la cofradía y El Nazareno— en la catedral, pero no podrán ir a verlos. "Las dos imágenes están allí y no te puedes ni acercarte a verlas. Así que no quedará otra que celebrarlo a nivel personal. Habrá que estar recogido en casa, con la familia, ver la misa por televisión y poco más", afirma Manuel Barja, hermano mayor de esta cofradía.

Cuando empezaron a llegar las primeras noticias del coronavirus, esta cofradía fue de las primeras en mover ficha. "Como precaución, habíamos decidido cancelar el besapiés del obispo, que se hace el Domingo de Ramos en la capilla de San Froilán, en la catedral, pero al final ni eso", cuenta.

La cofradía del Buen Jesús se creó hace 71 años y salió siempre en procesión por Semana Santa, salvo en 1981 y 1982 cuando había tan pocos cofrades que era imposible ir en procesión. Actualmente, ya no hay ese problema. Hay algo más de 200 miembros en esta cofradía de los que acompañan a los pasos la mitad.

ANIVERSARIO. José Luis Cancela Rodríguez dirige la cofradía del Cristo del Perdón, que sale el Miércoles Santo. Esta Pascua tenían preparada la celebración de sus 70 años de existencia lo que, de momento, quedó aplazado. "Teníamos pensado hacer entrega de condecoraciones a instituciones que nos ayudaron en este tiempo, pero eso se hará más adelante", indica. Este hombre anda por los 73 años y lleva 66 de cofrade saliendo ininterrumpidamente todos los años. Esta será la primera vez en su vida que no lo hará.
 

La Semana Santa que no será
Comentarios