lunes. 01.06.2020 |
El tiempo
lunes. 01.06.2020
El tiempo

La Plaza supera el 50% de la reforma y reabre con puestos inacabados y acceso limitado

Espacio central que ha quedado libre al suprimir una hilera de puestos
Espacio central que ha quedado libre al suprimir una hilera de puestos
Tras 33 días desplazados, los comerciantes volvieron entre quejas porque algunos aún no tienen las condiciones mínimas para trabajar y vallas, obreros y ruidos llenan las instalaciones

La plaza de abastos de Lugo reabrió este lunes según lo previsto, tras 33 días de cierre por reformas y con aproximadamente la mitad de la obra pendiente, pero aun así la situación provocó sorpresa y malestar entre la mayoría de los comerciantes. Algunos de los que estrenan puesto porque los suyos fueron derribados para abrir el hueco central se encontraron con que su nuevo espacio no reunía las condiciones mínimas para trabajar, que estaba totalmente en obras o que tenían que hacerse cargo de parte del equipamiento. «Eu tiña 18 metros en dúas das mellores esquinas, cambiáronme, déronme sete e tiven que montar eu o posto. Gastei uns 50.000 euros», explicaba el lunes a mediodía la pescadera Mary Paz Montes.

Placeros y clientes -este lunes hubo más curisosos que compradores- sufren además las molestias de cualquier obra de envergadura: mucho ruido, vallas, polvo y limitaciones en los accesos. La puerta de Quiroga Ballesteros está cerrada y los camiones y furgonetas no pueden acceder a la calle Tuñas Bouzón, por donde está la única rampa de entrada a la Plaza, debido a la obra del túnel que comunicará el mercado con el párking de Santo Domingo. El espacio de descarga en los laterales de la Plaza también está muy limitado estos días, porque hay casetas de obra y vehículos relacionados con la obra o con la infraestructura que se habilitó para la reubicación.

Ante esta situación, el lunes el sentir mayoritario entre los placeros es que más les hubiera valido permanecer unos días más en A Soidade y Quiroga Ballesteros, posibilidad que no trasladaron -al menos de forma colectiva y oficial- al gobierno local y que este tampoco contemplaba porque supondría un incremento del gasto de reubicación que ya soportó. «Era preferible esperar unha semana máis e que isto estivera máis libre, aínda que había xente que quería vir para aquí como fora», explicaba elñ lunes a mediodía la frutera Mari Carmen Vázquez. Víctor Fraga, de A Droguería, era uno de esos comerciantes con prisas por volver, ya que no se reubicó durante el cierre, pero el lunes al ver el panorama, opinaba que la reapertura fue precipitada.

Con la Plaza poco menos que levantada, a los comerciantes les cuesta opinar sobre el resultado de la reforma, donde el principal cambio es la supresión de una hilera de puestos para dejar un gran hueco central desde el que se ve el semisótano. El techo también presenta un nuevo aspecto, con palés pintados de amarillo y blanco y la estructura metálica que los soporta de color marrón.

Con todo, incluso algunos de los placeros más reacios a la reforma admiten que «cando estea acabada, supoño que vai quedar ben». «Da a sensación de máis espaciosa e máis luminosa», opina alguno. Otros insisten en que la obra fue mal planificada y lamentan que no vaya más allá de lo que consideran cambios estéticos. Lamentan que no se mejoren las cámaras ni los baños y que no se habilite un montacargas. El Concello aclaró que lo hará más adelante.

Está previsto que la obra termine en marzo, según recordó el lunes la concejala Ana Prieto, que se comprometió a organizar los trabajos de forma que menos molestias ocasionen, aunque es posible que la Plaza tenga que cerrar algún día al final para dar el suelo.

La Plaza supera el 50% de la reforma y reabre con puestos...
Comentarios