jueves. 27.02.2020 |
El tiempo
jueves. 27.02.2020
El tiempo

La foto que no gustó al PSOE

La foto de la segunda reunión de Arroxo y Balseiro de este año. VICTORIA RODRÍGUEZ
La foto de la segunda reunión de Arroxo y Balseiro de este año. VICTORIA RODRÍGUEZ
Los socilistas consideran que "gestionar no es hacerse fotos", mientras los nacionalistas dicen que no rechazan reunirse con nadie

No gustó a los socialistas la segunda foto en lo que va de mandato que se hicieron el miércoles el teniente de alcalde, Rubén Arroxo, y el delegado de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro. No por la imagen en sí, más bien por el contenido tratado en su reunión y porque se trató de trasladar la idea de que el nacionalista acudía a la sede autonómica a desbloquear un asunto –la entrega del nuevo auditorio– que en realidad corresponde a un área de gobierno socialista, la de gobernanza.

Aunque desde la alcaldía se manifestaba ayer que "gestionar no es hacerse fotos", la intención de los socialistas no es la de entrar en conflicto con sus socios de gobierno y, de hecho, se aseguraba que ambas parten tienen derecho a mantener reuniones con otras administraciones cuando afecten a asuntos relacionados con las áreas que dirigen. Sin embargo, el malestar en el PSOE por haberse trasladado la idea de que la entrega del auditorio está bloqueada por la falta de entendimiento entre el Concello y la Xunta se podía intuir en las declaraciones realizadas por la alcaldesa tras una rueda de prensa para analizar los Orzamentos de la Xunta y en las que aseguraba que el único problema que hay es que los técnicos municipales piden que se les entregue un proyecto modificado del auditorio para poder recibir la instalación.

Fuentes de la alcaldía se lamentaban además de que la conselleira de Medio Ambiente, Ángeles Vázquez, no hubiese respondido a las cartas remitidas por la regidora para concretar los flecos de la entrega del auditorio, a la vez que se insistía en el interés que tiene Lara Méndez en que vea la luz una obra que fue gestionada en su día por su antecesor en el cargo, José López Orozco.

"A nosa obriga é buscar solucións", dice Arroxo, pero en la alcaldía sostienen que recibir el auditorio es asunto suyo

Mientras, Rubén Arroxo manifestó que no recibió ninguna queja de sus socios por la reunión con Balseiro, a la que dijo que acudió porque, "aínda que co PP estamos nas antípodas ideolóxicamente, hai unha responsabilidade coa institución á que representamos", señaló. Además, matizó que en el acuerdo de gobierno ya figura que hay libertad para celebrar reuniones que afecten a sus competencias y que ellos no rechazan entrevistarse con nadie. También aclaró que "a nosa obriga é buscar solucións", en alusión a los asuntos tratados en el encuentro con Balseiro.

Pese a las explicaciones dadas, desde la oposición se advertía que en la reunión de ayer de la comisión de reclamaciones y sugerencias se podía mascar cierta tensión entre los socios de gobierno.

Por su parte, el popular Ramón Carballo enmarcó dentro de la normalidad institucional la reunión de Arroxo y Balseiro, y se felicitó de que el encuentro tuviese como objetivo avanzar en proyectos para la ciudad. También confió en que en el futuro acuda a las reuniones la regidora "con afán de desbloquear asuntos".

Además, no cree que ni Arroxo ni Balseiro intentasen con esa instantánea sacar réditos electorales. "Anteonte chamoume a alcaldesa para falar e reunímonos sen ningún problema, aínda que non fixemos ningunha foto", dijo el portavoz popular en el Concello.

La foto que no gustó al PSOE
Comentarios