martes. 16.07.2019 |
El tiempo
martes. 16.07.2019
El tiempo

La felicidad, en una carrera

Cena de celebración de los tres años que tiene la iniciativa Muller en Forma. EP
Cena de celebración de los tres años que tiene la iniciativa Muller en Forma. EP

Son 70 y comparten risas y confidencias al trote de los 9 kilómetros de ruta que comparten martes y jueves ► Ese es el espíritu de Muller en Forma

Deporte y compañía suelen hacer buenas migas. De ahí que para estas 70 mujeres, con edades comprendidas entre los 16 y los 66 años, sus dos horas semanales corriendo en tropel constituyan una forma de relajarse y olvidarse de sus preocupaciones cotidianas al tiempo que se mantienen en forma y descubren las ventajas del ejercicio físico. El grupo -que queda todos los martes y jueves para ir a correr- se hace llamar Muller en Forma.

Elisa es una de estas mujeres que se enfunda las mallas y los tenis para ir a correr pese a que, a sus 66 años, es la más veterana.

"Retomei o deporte aos 35, indo a correr pero acabei deixándoo porque me aburría ir soa. Paseime a unhas clases de pilates, que organizaba o Concello, e ben pero, ao ano seguinte, quedei sen praza e xa non fixen máis. Hai dous anos souben da existencia de Muller en Forma, apunteime e estou encantada. Temos unha entrenadora, Cristina Azanza, que nos dirixe a cada unha de nós. Realmente, dá igual a resistencia que teñas porque ela sempre busca unha maneira para que poidas participar aínda que non corras todos os quilómetros que se marcan as outras. Eu non podo correr tan rápido pero vou máis despacio, dou a volta antes e intégrome no grupo igual", afirma.

Cristina Azanza: "Esto es muy gratificante porque gente que no había corrido en la vida participa en Corre con Nós"

Con su participación en Muller en Forma, Elisa descubrió que el deporte le reportaba muchos beneficios físicos. "Antes cansaba moito. Agora, en cambio, síntome máis áxil", cuenta. Pero eso no lo es todo. Estar en el grupo le supone una forma de encontrar conversación y de hacer amistades. "Moitas de nós quedamos despois do entrenamento, tomamos un café e falamos. A maioría son de 30 e tantos e distan moito da miña idade, pero eu acóplome ás súas conversas e atópome ben igual", dice.

Tan contenta está con el grupo que las pasadas navidades -cuando la entrenadora estaba de vacaciones- ella y otras más echaron en falta los sudores y las risas y quedaron por Whatsapp para ir a correr por su cuenta. "Ir en grupo é outra cousa. Isto non o fas soa porque te aburres e acabas deixando todo", opina.

IDEA. A Cristina Azanza, la entrenadora, se le ocurrió hacer esta actividad cuando -recién llegada de Madrid a Lugo- se encontró con la necesidad de hacer deporte y, a la vez, de conocer a otras mujeres. Pensó así en hacer un grupo al que le puso el nombre de Muller en Forma. Poco a poco, se fue corriendo la bola y se fueron apuntando más y más chicas hasta llegar a las 70 actuales. Número que están dispuestas a ampliar con tan solo enviar un correo a [email protected] o dirigirse a la web www.mullerenforma.com.

La actividad -totalmente dirigida por Cristina Azanza- cuesta 20 euros al mes y se lleva a cabo los martes y jueves a las nueve y media de la mañana y a las siete y media de la tarde, horas en las que el grupo sale del Pazo dos Deportes y se echa a correr, a orillas del Miño, una media de 9 kilómetros. A veces, hasta la depuradora de San Xoán de Pena y otras, hasta A Fervenza. "Esto es muy gratificante porque gente que no había corrido en la vida ahora participa en Corre con Nós. También nos reunimos varias veces para comer. Realmente, formamos un grupo de amigas", cuenta Cristina Azanza.

ENGANCHADA. Marga es otra de las integrantes de Muller en Forma. En su caso, empezó a correr hace tres años. Nunca había corrido. Simplemente, y por temporadas, se había apuntado a algún gimnasio, que dejaba al poco tiempo de empezar.

"Fui a probar y me enganché. Quizá sea porque acabas haciendo amigas en el grupo. Pese a que no estaba acostumbrada a correr, he de decir que tampoco me costó. Yo y otra gente, que también empezaba, alternábamos la marcha con la carrera y así, poco a poco, cuando te das cuenta ya eres capaz de correr varios kilómetros sin cansarte", afirma.

Ahora Marga hace sus 10 kilómetros de carrera, lo que para ella es toda una satisfacción personal. "Es estupendo porque vienes cansada del trabajo, de los niños... y sales descansada y feliz. Además, que esto yo sola jamás lo habría conseguido. Si lo logré, es gracias al grupo y es realmente fantástico", reconoce.

La felicidad, en una carrera
Comentarios