domingo. 25.10.2020 |
El tiempo
domingo. 25.10.2020
El tiempo

Los colegios lucenses se ahogan en la burocracia

Niños a la entrada de un colegio lucense, cuyos servicios debe gestionar el equipo directivo
Niños a la entrada de un colegio lucense, cuyos servicios debe gestionar el equipo directivo
Los directores de centros escolares de infantil y primaria piden que la Xunta los equipare con los institutos de secundaria y les proporcione apoyo con las tareas burocráticas, a las que deben dedicar cada vez más tiempo

No es una demanda nueva, pero a medida que pasa el tiempo cobra más fuerza. Los directores de colegios de infantil y primaria de la provincia sienten que su labor "estase burocratizando tanto e hai tanto papeleo que atender que case non podes facer outra cousa", resume Enrique Penabad, portavoz de la Asociación Provincial de Directores de Colegios Públicos. La demanda se hace a nivel autonómico porque la situación es similar en toda Galicia, donde contados colegios cuentan con personal administrativo. En la provincia de Lugo solo uno lo tiene, el Luis Pimentel, por ser el que mayor número de alumnos tiene.

Penabad da voz a las reclamaciones de todo el colectivo, que ve cómo se implantan "programas e máis programas" que requieren la elaboración de informes o recopilación de datos y que sobrepasan la dedicación horaria que conlleva este tipo de cargos. "Danche seis ou sete horas para adicarlle ó cargo directivo, pero non chegan. A xestión de oficina lévanos moito tempo e xa non che digo se o centro ten transporte escolar e comedor", explica.

Además, dependiendo del número de unidades que tenga el colegio, el equipo directivo es más o menos extenso, lo que también influye en las labores de gestión. "Nalgúns colexios só hai director e secretario, non hai xefe de estudos, e nos máis pequenos ás veces o que se ocupa da dirección fai ata de conserxe. Nesta profesión hai bastante voluntarismo", reconoce.

Penabad asegura que hace quince años la junta autonómica de directores de centros públicos ya trasladó a la Consellería de Educación la necesidad de dar apoyo administrativo a los centros escolares, pero no ha habido ningún cambio desde entonces, a pesar de que sí se ha ido incrementando el volumen de documentación que deben cubrir los equipos directivos de los colegios.

Son los propios miembros del equipo de dirección los que se ocupan, por ejemplo, del proceso de matrícula, que en los colegios donde hay más solicitantes que plazas requiere un esfuerzo elevado de cotejo de documentación. "Somos nós os que metemos os datos dos nenos no sistema", explica el director de un centro de la capital.

A estas labores, los equipos directivos suman tutorías y horas de clase, además de otras tareas que van apareciendo con el devenir de los tiempos, como el mantenimiento de la página web.

Los directores aseguran que esta situación supone un agravio comparativo en relación con los institutos de secundaria, que sí cuentan con personal administrativo para realizar buena parte de las tareas burocráticas y, sin embargo, matizan, el volumen de papeleo que tienen estos centros no es necesariamente mayor que el que realiza un colegio de infantil y primaria, especialmente los que tienen las cifras de matrícula más altas.

Enrique Penabad asegura que estas circunstancias y los constantes cambios legislativos a los que se ve sometida su actividad convierten a los profesores y miembros de equipos directivos en los "funcionarios máis flexibles da Administración pública".

La última adaptación a la que han hecho frente es la implantación de la Lomce, que este curso se ha introducido en primero, tercero y quinto de primaria. Aunque incluye cambios metodológicos, la formación del profesorado es voluntaria y se realiza fuera de las horas laborales, indica la directora de un colegio de la capital lucense. "Es indignante que siempre estén jugando con la buena disposición de los docentes. No se acaba de implantar una ley y ya nos es están poniendo otra", dice. En el sector existe una demanda clamorosa de "un pacto de Estado, que permita tener un sistema estable", apunta.

Los cambios, además, suelen hacerse "deprisa" y con muchos aspectos poco desarrollados. Como ejemplo, señalan la prueba de diagnóstico de tercero de primaria que se realizará este mes, pero cuyos detalles conocieron a finales del mes pasado.

Con el tiempo se han ido sumando programas y tareas nuevas, como el mantenimiento de las páginas web

Los colegios lucenses se ahogan en la burocracia
Comentarios