De víctima a sospechoso: la jueza sube la presión sobre el lotero de Lamas de Prado

Los agentes acumulan indicios suficientes como para que pase a ser investigado por la desaparición de 400.000 euros
►La decisión de juzgado busca garantizar los derechos del joven y evitar posibles nulidades en la instrucción de la causa
Guillermo Rodríguez habla con los medios el mismo día del atraco.  XESÚS PONTE
photo_camera Guillermo Rodríguez habla con los medios el mismo día del atraco. XESÚS PONTE

La titular del juzgado de Instrucción 2, que dirige la investigación sobre el robo de 400.000 euros en la administración de Loterías de Lamas de Prado, ha decidido hacer oficial la que de facto ya era desde hace semanas la principal línea de actuación de los agentes de la Policía Nacional: la posible colaboración en el robo del titular de la administración, Guillermo Rodríguez Rozas. Lo hizo comunicándole su cambio de condición en la causa, de parte afectada a investigado.

Fuentes cercanas al caso interpretan este movimiento en un doble sentido. Por una parte, este cambio radical en su situación incrementa sin duda la presión sobre el lotero. Por otra, supone que la jueza considera que se han sumado los suficientes indicios como para verse obligada a aplicar el artículo 118 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Es decir, la comunicación al afectado de que está siendo investigado es obligatoria en este momento de las pesquisas para no vulnerar sus derechos fundamentales, lo que podría dar lugar en un futuro a una nulidad de actuaciones.

En realidad, se trata de una medida garantista para el lotero, ya que a partir de ahora, entre otras cosas, no está obligado a declarar ni a decir verdad cuando lo haga, algo que sí debía hacer como testigo. Tendrá además acceso a todas las actuaciones que no sean declaradas secretas.

Rodríguez Rozas, de hecho, no fue sometido a ningún interrogatorio en este acto judicial, ya que no hay de momento ninguna imputación, sino que se trata de un investigado más en un caso en el que todavía faltan por cerrar líneas fundamentales. La presión de verse señalado tan directamente, sin embargo, no es la misma.

Los agentes encargados investigaron desde el principio su posible participación en el atraco, entre otros factores porque presuntamente acumulaba cuantiosas deudas. Además, hubo varios puntos que hicieron desconfiar a los investigadores, como que las cámaras de seguridad de la administración no funcionasen correctamente, o que el lotero llamase al banco para confirmar la cantidad que iba a ingresar ese día y concertase una cita con su agente, algo que no era habitual.

En cualquier caso, no es la única persona que en estos momentos está siendo investigada. Además, se barajan varias hipótesis y todavía hay varias líneas de investigación abiertas. Los agentes interrogaron a varios vecinos, allegados y clientes del lotero, visionaron las grabaciones de varios negocios próximos al establecimiento, para determinar el itinerario seguido por los asaltantes, tanto al llegar al negocio como al fugarse con el botín, tasado por la víctima en una cantidad próxima a los 400.000 euros. Las grabaciones muestran a los ladrones accediendo al interior del local cuando todavía no había amanecido y la verja se encontraba tan solo parcialmente abierta.

Además de observar los movimientos de los sospechosos, los agentes también pudieron comprobar en las grabaciones las placas de matrícula de los vehículos que circularon por la zona en las horas previas al asalto. Los investigadores hablaron además con varios vecinos e intentan identificar a los viandantes que se ven en las imágenes, por si pudieran haber observado algo que les hubiese llamado la atención.

Policías investigan el robo en la administración de loterías de Lamas de Prado. XESÚS PONTE
Policías investigan el robo en la administración de loterías de Lamas de Prado. XESÚS PONTE

Piezas que no encajan ► "Si el robo llega a ser un día después, casi no se llevarían nada de dinero"

Los agentes preguntaron a la víctima por todas las personas que podrían tener información sobre los movimientos del dinero, desde sus allegados hasta el personal de la entidad bancaria en la que tenía cita para hacer el ingreso tan solo una hora después del atraco, que se produjo en torno a las ocho y media de la mañana del día 4 de enero. Lo hicieron porque desde el primer momento tuvieron claro que no había sido un atraco casual ni el día había sido elegido al azar, sino que contaban con datos sobre la administración, bien porque alguien se los había facilitado o bien porque fueron los propios ladrones los que realizaron un seguimiento previo para controlar a la víctima.

El propio lotero reconoció tras el suceso que no creía que el robo se realizase al azar. "Es la semana en la que más dinero hay en cualquier administración de Loterías, la que va de Navidad al sorteo de Reyes. Yo creo que me habían vigilado porque justo ese día iba a ingresar toda esa cantidad de dinero. Si el robo llega a ser un día después, casi no se llevarían nada", dijo.

Y eso puede ser verdad, son días en los que las administraciones mueven mucho dinero, pero no tanto como 400.000 euros de golpe. Muchos loteros se sorprendieron al conocer la cantidad.

Otra de las circunstancias que llamó la atención de los agentes es la facilidad con la que accedieron a la administración, ya que se encontraron con un triple paso franco: la verja de la entrada, que Guillermo Rodríguez había dejado a medio subir; la puerta de entrada, que estaba abierta; y la interior que en todas las administraciones de Loterías da acceso al habitáculo de seguridad, protegido por mamparas, desde el que se despacha la lotería y donde se guarda el dinero.

Además, sabían que el dinero estaba en dos cajas fuertes y los ladrones esperaron con toda tranquilidad a que se abrieran, ya que una tenía un retardo de varios minutos. El lotero aseguró que le pusieron una pistola en la cabeza para que las abriera.