Miércoles. 26.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 26.09.2018
El tiempo

Castiñeira niega en su despedida del Concello que deje el PP "fracturado"

El popular pone punto final a una trayectoria de 18 años en el consistorio lucense ► En un pleno de despedidas, Fernández Rocha deja la portavocía de Lugonovo pero seguirá como concejal durante un tiempo antes de su salida definitiva de la vida municipal

El pleno del Concello de Lugo estuvo marcado este jueves por la despedida del edil Jaime Castiñeira, que abandona la corporación tras 18 años como concejal del PP, y la despedida como portavoz de Santiago Fernández Rocha.

Castiñeira tuvo un recuerdo en su despedida para los ediles lucenses que fallecieron en los últimos años como Pilar Iglesias, Pena Souto, Marcos Cela o José Rábade

En el caso del primero, Castiñeira dejó esta mañana la corporación local de Lugo después de presentar su renuncia en pleno y de despedirse uno por uno de todos sus compañeros de partido –a Enrique Rozas, con quien mantuvo tensiones en los últimos años, no lo abrazó en público aunque sí se despidieron el despacho–, y también de los demás grupos políticos, con lo que puso fin a 18 años de trabajo como concejal "con honradez y dedicación", de los cuales siete fueron como portavoz, después de haber sido el candidato en las dos últimas elecciones municipales. 

"En este momento los sentimientos son de agradecimiento por haber tenido la oportunidad de haber sido concejal durante tantos años y porque mi partido me diese la oportunidad de ser candidato a la Alcaldía de Lugo en dos ocasiones", dijo Castiñeira, quien también quiso agradecer a los vecinos de la capital lucense que en ambas elecciones lo hiciesen el aspirante más votado, aunque no llegase "a contar con la mayoría" suficiente para gobernar.

Castiñeira aseguró sentirse orgulloso del trabajo realizado durante ese tiempo, y de forma especial por haber contribuido a aprobar el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM), aunque "no sea el mejor" documento urbanístico posible para la ciudad.

"Fueron dos años muy intensos", reconoció Fernández Rocha, quien se mostró "enormemente agradecido" por el "trato" que recibió en ese tiempo por parte de "los medios, los vecinos y la corporación"


En su despedida, también tuvo palabras de recuerdo para el ex concejal del Partido Popular, Arcadio Silvosa, que tuvo que dejar la corporación por motivos de salud, pero también para los ediles que fallecieron en los últimos años, tanto del Partido Popular -como Pilar Iglesias Osorio y Serafín Pena Souto- como de otros partidos -como Marcos Cela, del BNG, o José Rábade, del PSdeG-.

De hecho, afirmó que "de todos ellos guarda un grato recuerdo" y, además, dijo haber mantenido con ellos "una amistad seria" y "profunda", tanto con los que fueron sus compañeros como con los "adversarios políticos".

El ex portavoz del Partido Popular aseguró que en sus años de concejal "aprendió de todos" los adversarios políticos, de "unos como hay que hacer las cosas" y de otros "las cosas que no deben hacerse".

"De todos se aprende en esta vida", añadió Castiñeira, quien confía en haber aportado al menos "su granito de arena" para hacer de Lugo una ciudad mejor.

"He trabajado con honradez y dedicación a lo largo de todos estos años, muchas veces restándole muchas horas a mi familia, a la cual nunca le estará lo suficientemente agradecido, porque fue la que aguantó y sufrió esto", concluyó.

También aprovechó para "pedir disculpas" a los trabajadores municipales, porque "cuando uno está en la oposición" y quiere discutir decisiones del gobierno, quien "está detrás de una tarea es un empleado público, que fue el que preparó el expediente" y es el "primer afectado" por la crítica.
Castiñeira también aseguró que el grupo municipal del PP no queda fracturado con su marcha.

"Eso no es así, para nada", precisó, "les puedo asegurar que no hay absolutamente nada. Las cosas, ya lo decía Baltasar Gracián hace trescientos años, no pasan por lo que son, sino por lo que parecen. En este caso es un caso muy claro", concluyó.

FERNÁNDEZ ROCHA. Por su parte, Santiago Fernández Rocha presentaba en el pleno su renuncia como portavoz del grupo municipal de Lugonovo, aunque continuará todavía como edil durante un tiempo, y aseguró a los medios de comunicación que lo hace "con la conciencia muy tranquila" y satisfecho por el trabajo realizado durante "dos años años muy intensos" en el Ayuntamiento de Lugo.

"Fueron dos años muy intensos", reconoció Fernández Rocha, quien se mostró "enormemente agradecido" por el "trato" que recibió en ese tiempo por parte de "los medios de comunicación", de la "opinión pública" y "de toda la corporación".

"Siempre me he sentido una persona valorada y creo que hice una labor, o al menos así lo he intentado, llena de honestidad. Nada más", añadió el concejal antes de entrar en el pleno en el que formalizó su renuncia como portavoz de Lugonovo.

También aseguró que deja su puesto como portavoz municipal "con la conciencia muy tranquila" y satisfecho por el trabajo realizado. 

Castiñeira niega en su despedida del Concello que deje el PP...
Comentarios