sábado. 08.05.2021 |
El tiempo
sábado. 08.05.2021
El tiempo

Iratxe: "Ser adoptado es una putada, eres diferente y te falta información"

Miembros y colaboradores de Manaia, con la concejala de bienestar social, el sábado en el centro Maruja Mallo.
Miembros y colaboradores de Manaia, con la concejala de bienestar social, el sábado en el centro Maruja Mallo.
Dos adultos adoptados de bebés contaron en una jornada de Manaia cómo se vive esa condición ►Pese a tener historias "dulces", explicaron que el deseo de conocer los orígenes suele "reventar"

Iratxe y Xabier iniciaron su intervención en la jornada para familias que la Asociación Galega de Axuda á Adopción realizó el sábado en Lugo, en la que relataron sus historias como hijos adoptados, advirtiendo de que iban a ser duros porque "non ten por que ocorrerlle aos vosos fillos, pero pode ocorrerlles e debedes estar preparados", afirmó Xabier, "y porque lo bueno ya lo cuenta todo el mundo", añadió Iratxe.

Tan sinceros fueron, y eso que reconocen que sus historias de adopción son "dulces", que, al finalizar, algunos padres adoptivos se sintieron ofendidos, hubo quien interpretó que se atacaba la adopción y se abrió un encendido debate sobre esta y sobre cómo gestionar situaciones como el deseo de los hijos de conocer sus orígenes, que, antes o después, "rebenta", afirmó Xabier. Aunque recalcaron que ellos fueron felices y dejaron bien patente su amor por sus padres adoptivos, también mostraron reticencias a la adopción "cueste lo que cueste".

Xabier, adoptado en el País Vasco: "A maioría somos fillos de segunda; eu non sería fillo de meus pais se eles puideran ter un fillo biolóxico, pódese vivir con iso, pero é un feito" 

Xabier puso sobre la mesa el tráfico de personas y afirmó que hay estudios que relacionan el cierre de adopciones en algunos países con el descenso de niños en sus orfanatos, mientras que para Iratxe la adopción debe ser una medida "para cuando no hay nada más". Se mostró más partidaria de los acogimientos familiares o las adopciones abiertas, de apoyar a las familias biológicas para que estas no pierdan a sus hijos ni estos a ellas. Todo el mundo tiene derecho a intentar ser padre, pero no a serlo, afirmó Xabier. "Y ser adoptado -siguió Iratxe- es una putada, porque eres diferente, porque te falta información, porque, para ser hijo adoptivo, antes alguien te abandonó. Y ser abandonado es una putada. Yo soy feliz, pero el duelo se lleva toda la vida".

Ambos expusieron sentimientos que suelen tener los hijos adoptivos. "A maioría somos fillos de segunda. Eu non sería fillo de meus pais se eles puideran ter un fillo biolóxico, porque llelo teño preguntado; pódese vivir con iso, pero é un feito", afirmó Xabier. Como Iratxe, siempre supo que era adoptado y durante mucho tiempo no sintió interés por su origen. "Se me deron será porque non me querían", pensaba. Hasta que una noticia sobre robos de bebés en el País Vasco, donde él fue adoptado, le hizo replanteárselo.

RESPETO A LOS PADRES. A Xabier le preocupaba ofender a su padre (su madre falleció) si emprendía la búsqueda -sentimiento habitual-, pero tuvo todo su apoyo y, tras pelear con el hospital donde nació para obtener información y recurrir a abogado y psicólogo, que ejercieron como mediadores, dio con su familia biológica. Como le habían contado, su madre está muerta, pero contactó con abuela y tíos. El proceso se quedó ahí porque ahora tiene otra prioridad: acaba de tener un hijo.

Iratxe, adoptada en Madrid en 1977: "Creo en la adopción solo cuando no hay nada más, como una medida subsidiaria; yo he sido y soy feliz, pero el duelo se lleva toda la vida"

A Iratxe, la necesidad de saber le surgió pasada la adolescencia y le fue y le vino, algo muy común. Como Xabier, es fruto de una adopción en los setenta, cuando se hacían con acuerdos privados, explicaron. Sin embargo, su familia le hizo un "libro de vida", algo que ambos aconsejan, donde guardaron desde los billetes de avión de cuando fueron a recogerla a la tarjeta de la notaría donde se registró la adopción. Pidió una partida de nacimiento y ahí estaba toda la información sobre la identidad y el origen de su madre. Con la guía telefónica dio con un familiar y, con la excusa de que era una amiga de infancia, consiguió localizarla. Un día se presentó en su pueblo. La reconoció de inmediato -"no hicimos prueba de ADN porque soy un clon"-, aunque tardó en contactar con ella. "La vi bien y me quedé tranquila. Una inquietud de muchos adoptados es cómo estarán las familias biológicas", cuenta. Ahora, ambas familias tienen una buena relación.

Xabier e Iratxe recomiendan contar a los hijos la condición de adoptados; recopilar información sobre la familia biológica si se quiere, pero no promover el encuentro, y mantenerse al margen de la búsqueda cuando el hijo la inicia, salvo que quiera compartirlo. Ven negativo negar los sentimientos que tengan los hijos adoptado, porque supone "levantar muros". En una búsqueda aconsejan recurrir a mediadores, para ajustar las expectativas de las partes y gestionar la información que se obtiene. Y a la hora de adoptar, Xabier da un consejo rotundo: "Non fagas nada que despois non lle poidas explicar ao teu fillo".

Iratxe: "Ser adoptado es una putada, eres diferente y te falta...
Comentarios