Jueves. 20.09.2018 |
El tiempo
Jueves. 20.09.2018
El tiempo

Investigan la extraña muerte de un hombre con una cuerda al cuello

Los hechos sucedieron en una vivienda de la calle Aquilino Iglesia Alvariño
Los hechos sucedieron en una vivienda de la calle Aquilino Iglesia Alvariño
El cadáver apareció sentado en el sofá y la Policía pensó primero en un accidente, luego en un asesinato y ahora cree que quiso intentar un suicidio o simularlo pero luego se arrepintió

Las extrañas circunstancias que rodearon la aparición el pasado viernes del cadáver de un hombre en un piso en Aquilino Iglesia Alvariño han provocado sorprendentes giros en la investigación, que comenzó encaminada hacia un posible accidente, saltó hacia una sospecha de asesinato y ahora apunta hacia una simulación de suicidio en la que todo se torció. La causa, que el cuerpo apareció sentado en el sofá, pero con una cuerda al cuello.

El fallecido es I.D., de nacionalidad rumana y 46 años. El viernes, el teléfono de Emergencias 112 recibió la llamada de su hijo en la que solicitaba ayuda porque habían encontrado muerto a su padre. Alertada la Policía, cuando los investigadores y la Policía Científica se presentaron en el piso se encontraron el cuerpo recostado en el sofá del salón, sin otro signo aparente de violencia que la marca de un golpe en la frente. Según las informaciones que pudieron reunir los investigadores en el primer momento, el fallecido compartía piso con su hijo y con su mujer, aunque las cosas no debían ir bien entre la pareja y él llevaba tiempo durmiendo en el salón. Cuando la mujer y el hijo salieron ese día, él quedaba en perfectas condiciones en la casa. Su esposa se lo encontró así al regresar al hogar y avisó a la vez a su hijo, que fue quien llamó a Emergencias.

Los investigadores creen que el hombre cortó la cuerda de la que colgaba y al caer al suelo se golpeó la frente contra una mesa

Pero la primera gran sorpresa llegó cuando el cadáver fue trasladado hasta las instalaciones del Imelga en Hula para practicarle la autopsia. El forense llamó para alertar de que el cuerpo tenía un cuerda anudada al cuello, que al parecer no había sido observada al levantar el cadáver en el piso, y de que probablemente la causa de la muerte fue por asfixia.

En estas circunstancias, los pasos de los investigadores giraron hacia un posible asesinato, con la mujer y el hijo como primeros sospechosos. En un momento, según confirmaron a este diario fuentes conocedoras de la investigación, hasta se pensó en detenerlos para interrogarlos.

TIJERAS. Pero dos nuevos detalles volvieron después a torcer la dirección de las pesquisas y a aportar algo de luz en este extraño caso: la cuerda con la que se asfixió había sido cortada y se localizaron unas tijeras en suelo del salón donde apareció el cuerpo.

Tras unir todas la piezas de este rompecabezas, la Policía está convencida de que o bien el hombre quiso suicidarse y se arrepintió en el último momento o bien se trataba de suicidio simulado para llamar la atención de su familia.

Fuera como fuera, todo apunta a que el desgraciado protagonista ató una cuerda en un punto alto del salón de su casa y luego se la anudó al cuello, para ahorcarse. Tenía a mano, no obstante, las tijeras, con las que en el último momento, colgando ya de la cuerda, cortó esta, con tan mala fortuna que al caer se golpeó la frente con la mesa, lo que le provocó la marca visible a primera vista. El caso es que la cuerda siguió presionando su cuello sin poder ser aflojada ni cortada, probablemente por efecto del fuerte golpe. En estas condiciones, el hombre solo pudo llegar hasta el sofá, donde la cuerda acabó de hacer su trabajo.

Investigan la extraña muerte de un hombre con una cuerda al cuello
Comentarios