miércoles. 28.07.2021 |
El tiempo
miércoles. 28.07.2021
El tiempo

La investigación del incendio empieza este martes tras la llegada de cuatro expertos

Expertos de la Policía Científica, en la nave de Castro Parga durante la primera inspección. XESÚS PONTE
Expertos de la Policía Científica, en la nave de Castro Parga durante la primera inspección. XESÚS PONTE
La aseguradora de Castro Parga ayudará a los policías científicos de Madrid y de Lugo en las labores de desescombro

La Brigada de la Policía Científica de Lugo tiene previsto comenzar esta misma mañana las labores definitivas de investigación de las causas del incendio que calcinó seis naves de O Ceao hace quince días. Para ello, contarán con el apoyo de agentes especializados en incendios de la Comisaría General de Madrid, que están en Lugo desde este lunes por la tarde.

Según informaron fuentes policiales, el apoyo está compuesto por cuatro agentes de la Policía Científica expertos en la investigación de fuegos y en la toma de fotografías en estos escenarios. Varios de ellos ya estuvieron en el polígono industrial el pasado jueves 15, acompañando en los primeros pasos en el escenario del desastre.

Esas primeras investigaciones, además de la recopilación de imágenes, testimonios e informes tanto policiales como de Emerxencias y de los bomberos, permitieron al menos establecer el perímetro de la zona cero, que se ha confirmado en la parte de la nave de Castro Parga que ardió por completo. Era algo que prácticamente se daba por hecho desde el principio, pese a que en algunos momentos testigos presentes insinuaron que las llamas podrían haberse iniciado en otro punto, pero confirmarlo con total seguridad permitirá a los investigadores centrar todos sus esfuerzos desde el principio en este lugar sin tener que proceder a desescombrar las otras naves afectadas.

Tampoco será fácil, aseguran las fuentes consultadas, desescombrar la planta de Castro Parga. La estructura colapsó por completo, con el tejado y las vigas desplomadas, y el trabajo de retirada de los escombros ha de hacerse capa a capa, siguiendo protocolos muy estrictos que eviten la destrucción de pruebas.

Ver más: Los bomberos mantienen los controles en O Ceao para evitar que se reactive el incendio

La Policía especuló con la posibilidad de desplazar hasta la ciudad maquinaria pesada especial para completar los trabajos, aunque parece que finalmente será la empresa aseguradora de la nave la que aportará esa maquinaria y los operarios necesarios para el desescombro, siempre bajo la tutela de los investigadores.

AMIANTO. Otra de las circunstancias que pueden entorpecer las labores de los agentes de la Policía Científica es la presencia de amianto en los restos del incendio, al parecer procedente de la uralita del tejado de la nave, totalmente destruido. Este material altamente tóxico y contaminante debe ser retirado y tratado por operarios especialmente autorizados y equipados. Como no podría ser de otro modo, lo principal es la seguridad de las personas.

El objetivo es llegar lo antes posible hasta el foco del incendio, el lugar o el aparato eléctrico en el que pudo haberse producido la primera llama. Eso permitirá aportar al juzgado que lleva la instrucción llegar a unas conclusiones acerca de lo que pudo suceder y, sobre todo, si hay trazas de que el incendio pudo haber sido intencionado o no.

Esa es la principal misión de los investigadores, ya que descartar la intencionalidad o una imprudencia grave pondría punto final a la instrucción penal y abriría otras vías judiciales, como las de las reclamaciones a los seguros que deberán realizarse por la vía civil.

La investigación del incendio empieza este martes tras la llegada...
Comentarios