Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

Un informe municipal culpa de la morosidad a la "lenta xestión"

Oficinas municipales. AEP
Oficinas municipales. AEP

La tesorera cifra en 12 millones el importe de las facturas pendientes de pago a proveedores a finales de 2017, tres más que un año antes

La falta de personal en el Concello se ha convertido en los últimos años en una enfermedad crónica que ralentiza la actividad de servicios cuando no los mantiene paralizados, aunque la falta de efectivos está afectando sobre todo a la solvencia municipal, dado que el retraso en los pagos a proveedores sitúa a Lugo entre los ayuntamientos más morosos de España.

La constatación de este problemas la acaba de sacar a la luz la tesorera municipal en el informe de morosidad del último trimestre de 2017. Según esta funcionaria, los retrasos en el pago de las facturas a los proveedores no se deben a una falta de liquidez ni a un problema de financiación, ya que aclara que desde que una orden de abono sale conformada de un servicio municipal hasta que la Tesorería lo autoriza "só transcorren tres ou catro días".

Antonio Ameijide (PP): "La gestión empeoró en este mandato. Se deben 12 millones y hay 20 en las cuentas del Concello"

La funcionaria busca las causas de que el Concello cerrase el año 2017 con un periodo medio de pago de 90 días en los retrasos en la tramitación previa de esas facturas, sobre todo las que gestiona el servicio de Electromecánica. Así, el informe explica que la falta de personal por jubilaciones o bajas provoca que la conformación de los pagos se acumule "durante un tempo que se prolonga máis aló dun ano", aunque considera que la implantación en el último trimestre de 2017 de la facturación electrónica parece haber mejorado los tiempos de la tramitación.

El informe de la tesorera también indica que al cierre de 2017 quedaban pendientes de pago en el Concello 11,9 millones de euros correspondientes a 8.463 facturas, aunque de ellas 2.222, por importe de 6,8 millones, estaría todavía dentro del plazo legal de pago. Un año antes, el mismo informe de morosidad cifraba en 9 millones el importe adeudado por casi 9.500 minutas. Por aquel entonces, el Ayuntamiento disponía de 15 millones de euros de liquidez en sus cuentas.

El portavoz del PP, Antonio Amejide, advertía ayer de que el retraso en la tramitación de las facturas es un problema que se agravó en el actual mandato y recordaba que la morosidad también provoca que se tengan que pagar intereses. Además, considera que no es de recibo que a final de año quedasen pendientes de pago a proveedores 12 millones de euros, cuando el interventor dice que hay 20 en las cuentas del Concello.

Enrique Rozas: "Hace cuatro meses que no se tramita un solo vado a pesar de que hay más de 100 peticiones"

VADOS. Pero si el pago a los proveedores, sobre todo a las compañías energéticas, se ve ralentizado por la falta de personal para tramitar las facturas, en otros casos la insuficiencia de funcionarios en la gestión del día a día provoca problemas a los ciudadanos que solicitan un sencillo trámite como puede ser un vado.

De hecho, el PP denunció ayer que hay esperas de más de un año para conseguir una autorización de este tipo y que desde agosto pasado solo se concedieron cuatro permisos, a pesar de que «hay más de cien expedientes sin resolver guardados en un cajón», asegura el edil Enrique Rozas.

Según el estudio realizado por el PP en relación con la concesión de vados durante el año 2017, "hay retrasos de hasta 579 días en la tramitación de un paso permanente", como ocurrió con el aparcamiento del instituto de As Mercedes, o "468 días de demora» para la concesión de un vado particular «en la calle Flor de Malva".

Rozas también citó el caso de una "empresa de O Ceao que tardó 407 días en conseguir el paso que necesitaba para realizar su actividad".

Miguel Fernández (PSOE): "A ralentización está motivada pola falta de persoal que provoca a restritiva lexislación"

El portavoz del gobierno local, Miguel Fernández, respondía ayer a estas críticas alegando que se trata de una "ralentización administrativa motivada pola falta de persoal que provoca a restrictiva lexislación imposta polo PP".

Según el edil, el Negociado de Policía Local, encargado de la gestión de permisos como los vados, las terrazas de hostelería o los espectáculos callejeros, tuvo un trabajador "en acumulación de tarefas durante medio ano, reforzo grazas ao que actualizamos as solicitudes de pasaxes". Sin embargo, admite que tuvieron que transcurrir seis meses para volver a realizar una contratación por la misma modalidad, por lo que añade que "estase a punto de incorporar un traballador", algo que asegura que se hará efectivo "en cuestión de días, para poder así axilizar as solicitudes" de vados.

Aun así, Miguel Fernández asegura que en los últimos meses sí que hubo alguna autorización, y de hecho dijo que este mismo miércoles se aprobó una.

En todo caso, el argumento del gobierno local para justificar los problemas de personal es "a falta de autonomía e a asfixia que impón o Goberno central do PP a todos os concellos, que fai que aínda estando saneados, como é o caso de Lugo, non poidamos contratar para poder ofrecer servizos eficientes e de calidade". Fernández añade que "non é unha denuncia baleira, senón que ten estas consecuencias reais, que sofre día a día a cidadanía".

Pero si hay un servicio que sufre un grave problema de personal ese es el Archivo Municipal, donde la baja laboral de la jefa de servicio, que ayer mismo fue renovada por una semana, sumada a la de la ordenanza y al traslado de la auxiliar administrativo provoca que permanezca cerrado desde hace ocho días. El gobierno local aclaró ayer que está gestionando la incorporación de una persona para ocupar el puesto de auxiliar, aunque no da plazo para su incorporación.

Un informe municipal culpa de la morosidad a la "lenta xestión"
Comentarios