miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

La inflación y las alzas previstas ahogan a hogares y negocios ya en la cuerda floja

Clientes en un supermercado. AEP
Clientes en un supermercado. AEP
El encarecimiento de luz, carburantes y transportes ha producido repuntes de precios de los que no se libra ni el pan ► El aumento del coste de la vida, el fin de los Ertes y la pérdida de empleo industrial provocarán más demanda de ayuda

El alza de precios que se viene produciendo desde hace tiempo, con la mayor inflación en tres décadas (5,5% interanual en octubre) y las subidas que se prevén para principios de año suponen una auténtica amenaza para muchos hogares y negocios que ya ahora están en la cuerda floja.

En un lugar como la provincia de Lugo, de salarios y pensiones bajas y mucho empleo industrial amenazado, y en un contexto postpandémico, con parte de la economía todavía al ralentí y que en algunos casos sigue sustentada por unos Ertes que tendrán fin, el encarecimiento de la vida resulta especialmente preocupante.

El encarecimiento de la luz lo condiciona absolutamente todo


Los precios del gas y de los derechos de emisiones de CO² determinan en buena parte el coste de la luz, que en octubre marcó récords, superando muy ampliamente en algún momento los 200 euros el megavatio hora. La factura del hogar medio llegó a los 100 euros, un 75% más que en 2020.

La luz es un elemento presente en todos los hogares y empresas, pero su encarecimiento está llevando al límite a aquellas actividades en las que tiene un gran peso, más allá de las industrias electrointensivas. Explotaciones ganaderas, hostelería y elaboración de alimentos son algunas muy afectadas. En muchos casos, la subida se ha trasladado ya a los bolsillos de los ciudadanos o está a punto de hacerlo. Las medidas del Gobierno para rebajar la factura eléctrica, como la reducción del Iva hasta finales de año, son insuficientes.

Los combustibles, otro factor de alza transversal


La gasolina y el diésel marcan máximos desde 2013. Llenar un depósito medio de 55 litros cuesta 82 euros, casi 18 más que en la misma semana del año pasado. Esta subida tiene también una enorme repercusión en un mundo globalizado donde el movimiento de personas y mercancías es constante y donde mucha actividad laboral -la agraria, por ejemplo- depende de esta energía.

Más: parones y escasez de mano de obra y materia prima


El mal llamado primer mundo parece estar viviendo una especie de tormenta perfecta. La pandemia de covid produjo reducciones y parones en los grandes centros mundiales de producción, cuando no cierres. En algunos lugares hubo peores cosechas simplemente por las dificultades de desplazamiento de la mano de obra. Asimismo, hay escasez de algunas materias primas, como minerales, de los que está haciendo acopio China para sus fábricas.

Y por si todo esto fuera poco, el transporte marítimo, del que depende el 90% de las mercancías que se mueven en el mundo, afronta grandes dificultades desde hace meses por insuficiencia de barcos y contenedores. Eventos climáticos y brotes de covid son algunas causas de esta situación y del consecuente encarecimiento del transporte, que repercute en la venta final.

Este contexto adverso se retroalimenta porque el confinamiento disparó el consumo de muchos productos y los problemas de abastecimiento generaron, y lo siguen haciendo, aún más demanda, en un intento de asegurarse la disponibilidad.

Primera consecuencia: cesta de la compra más cara


El aumento del coste de la vida se percibe de forma clara en algo tan universal como la cesta de la compra. Leche, pan, aceite, derivados de cereales, frutas y hortalizas son alimentos que se han encarecido y algunos seguirán haciéndolo.

 "Todo o derivado dos cereais vai ter unha suba dun 30%, segundo nos avanzaron xa, e todo o que veña de China (espárrago, palmito...), tamén", explica Álex García, de la distribuidora Dosgar. De la subida no se libra ni el pan, unos 10 céntimos el kilo. Algunas panaderías ya la aplican y otras están a punto de hacerlo.

Se vende menos refresco, el vino subirá y otros alcoholes escasean


El aumento del Iva del 10 al 21% en las bebidas azucaradas ya tiene el efecto deseado por el Gobierno y su consumo ha bajado, explica Antonio Cuevas, de Distribución Ignacio de las Cuevas. Este profesional estima que la cesta de la compra ya se ha encarecido un 30%.

La escasez de vidrio, e incluso de tapones, y los problemas logísticos de algunos mercados emisores, como Reino Unido, hacen prever una Navidad con escasez de bebidas espirituosas, explica Eloi García, gerente de Cristo Galicia y presidente de la asociación de distribuidores Adislugo.

García advierte también de una subida de entre el 10 y el 15% del vino de esta cosecha, no por dificultades de esta, sino por esa falta y consecuente encarecimiento del vidrio. "Así nolo están adiantando xa as adegas", asegura. Existe el mismo problema con el plástico y el cartón.

Más información: Las bebidas espirituosas empiezan a escasear: ¿Están en peligro los gin tonics?

Los alimentos frescos también están por las nubes


Escasez de mano de obra y encarecimiento del transporte y de los embalajes pueden ser algunas as causas del encarecimiento de muchos productos frescos. "O quilo de plátanos chegou a estar a preto de cinco euros", explican en un ultramarinos de la provincia de A Coruña. "A coliflor este verán xa só a traíamos por encarga, do cara que ía, e as cereixas non chegaron a baixar como outros anos".

Facua: "Queren gañar o que non gañaron nun ano"


La asociación de consumidores Facua maneja una teoría más sobre el aumento del coste de la vida. "Hay empresas que estiveron paradas e parece que todo o que non gañaron no tempo de pandemia o queren recuperar no primeiro ano de normalidade", afirma el presidente de Facua Galicia, Víctor Muñoz.

¿Y las calefacciones? Se presiente un invierno más frío


El frío todavía no ha llegado y no se sabe cómo se van a comportar los consumidores, afirma Jesús López, de Gasóleos Verín. El litro de gasóleo de calefacción cuesta hoy 82 céntimos, frente a los 48 del año pasado por estas fechas. Con el gas y la luz igualmente por las nubes, en muchos hogares la solución será abrigarse.

Más impuestos y las subidas habituales de inicio de año


La subida de precios que suele producirse en muchos conceptos a primeros de año será más generalizada en 2022. "Da maneira que sube todo, nós temos que actualizar os prezos", explica Manuel Chousa, que con su familia regenta una cafetería y un despacho de pan y pastelería, un restaurante y una floristería. Igualmente, están previstos nuevos impuestos, como peajes en autovías.

Leche y carne suben pero los ganaderos son más pobres 

Los productores salen a la calle porque sus alimentos se encarecen en el súper y ellos percibven menos debido al aumento de los costes 

La crisis permanente en la que vive el sector primario se ha agudizado en los últimos meses y no lleva camino de aflojar. Productores de leche y de carne de vacuno han iniciado movilizaciones para tratar, una vez más, de visibilizar la asfixia que, según aseguran, viven muchas explotaciones.

A pesar de que les cuesta más producir la leche y la carne y de que estos alimentos se han encarecido en el supermercado, ellos siguen percibiendo lo mismo, o incluso menos que hace un tiempo. En muchos lineales, tanto la leche de marca blanca como la restante han experimentado una subida de varios céntimos en litro en las últimas semanas.

Esta actualización se produjo en el marco de un acuerdo entre las empresas lácteas y las de distribución que pasa por repercutir esa subida de precio a los ganaderos, aunque está por ver que no quede en papel mojado, como otras veces, señala Manuel Sandamil, presidente de Africor Lugo y Fefriga.

Son las dos principales organizaciones ganaderas de España, ya que engloban el 70% de la producción. Sandamil asegura que, si la situación se perpetúa en los próximos meses, habrá explotaciones que tendrán muy difícil subsistir.

Son actividades que han visto multiplicados varias veces sus gastos en distintos conceptos imprescindibles para su funcionamiento, como la electricidad para el ordeño, la limpieza y la refrigeración; los carburantes para la maquinaria y la materia prima para los compuestos de alimentos. Los cereales van caros por el coste de la energía y por su escasez, ya sea por problemas de cosechas o por especulación.

La situación es si cabe peor para los productores de ternera. Aseguran que llevan veinte años vendiendo por debajo de coste, que este ha subido entre 50 céntimos y un euro por kilo en el último año y que en cambio venden unos 40 céntimos más barato, según los datos aportados por Unións Agrarias.

En el súper, en cambio, esta carne sube cada comienzo de año. En 2021 ha sido unos 70 céntimos. El cordero es una de las carnes que más se ha encarecido en 2021 y el cerdo, que en esta época siempre baja de precio, este año no lo ha hecho tanto como otros. "O consumidor mira moito o prezo e vai ás ofertas", explica un trabajador de un supermercado de una zona humilde de Lugo.

La vida en datos: 
Pan 0.10 cundefinedéntimos se encareció el kilo

La escasez y la carestía de los cereales y el gasto eléctrico están detrás de esta subida



 
                                undefined                                                                                                                                                                                      Calefacción un 50% más cara que hace un año

   El resto de combustibles también han registrado fuertes              subidas en este tiempo.


 
Una bombilla. PIXABAY
Electricidad 200 euros el megavatio hora
Es el precio mayorista de la electricidad, el más caro de la historia, y multiplica por 14 el de hace un año.




 
Barriles de vino. PIXABAY
Vino se encarecerá un 10%

Por razones ajenas a la cosecha sino con la escasez de vidrio.




 

Lucenses de todas las edades aprovecharon la vuelta a la actividad de la hostelería para disfrutar del buen tiempo en las terrazas con las pertinentes medidas de seguridad. SEBAS SENANDE
Hostelería 2022

Desde principios de año se prevén alzas de los precios de las consumiciones. A raíz de la pandemia ya se habían aplicado subidas.

 

Poder adquisitivo: pensiones y salarios no cubren 
Con la actual inflación, los trabajadores que han permanecido con el sueldo congelado han perdido poder adquisitivo. Incluso la subida media pactada en los convenios colectivos es insuficiente para evitar que los profesionales a los que cubren tengan menos capacidad de compra.

18.648 euros

Es el salario medio anual en la provincia de Lugo según los últimos datos oficiales publicados, de 2019. La pensión media en la provincia es de 790 euros (dato del pasado mes de septiembre de 2021)

Ayuda social

Si la demanda de ayuda social ya se disparó durante y después del confinamiento, el panorama que se avecina no es mejor, cuando además está amenazado mucho empleo industrial en la provincia (Alcoa, Vestas...) y en el entorno, como As Pontes. El Ingreso Mínimo Vital, la gran apuesta social del Gobierno, jugará cada vez un mayor papel.

La inflación y las alzas previstas ahogan a hogares y negocios ya...
Comentarios