martes. 13.04.2021 |
El tiempo
martes. 13.04.2021
El tiempo

Vecinos del anciano al que incitaron a esnifar, indignados con el vídeo y la pandilla

La Praza Fonte dos Ranchos reúne a varios jubilados que suelen pasar horas sentados en un banco. VICTORIA RODRÍGUEZ
La Praza Fonte dos Ranchos reúne a varios jubilados que suelen pasar horas sentados en un banco. VICTORIA RODRÍGUEZ

Manolo Corazón, como es conocido el hombre, fue incitado a esnifar una sustancia en polvo

Allí, en la plaza de la Fonte dos Ranchos, le llaman Manolo Corazón. No por mal nombre sino porque, como él, hay otros Manolos septuagenarios que aprovechan el escaso sol de invierno para sentarse en un banco y charlar con los amigos y solo él tiene algo que lo diferencia de los demás: un trasplante de corazón.

Manolo Corazón es el anciano del que se burlaron un grupo de jóvenes tras incitarlo a esnifar una sustancia en polvo que, de momento, se desconoce si era o no cocaína. El hombre fue abordado el pasado sábado por estos chavales, entre 19 y 25 años y alguno con antecedentes penales, para que probase la sustancia. Fue grabado con un teléfono móvil y el vídeo fue difundido en redes sociales y, últimamente ya, también en varios canales televisivos.

A consecuencia de ello, la Policía detuvo a cuatro jóvenes, que quedaron todos en libertad. Aun así, los ánimos en la plaza entre otros ancianos que, como Manolo, pasan el día en un banco, están bastante caldeados. "Ao pouco de pasarlle iso, veu a xunto miña e díxome: Ven, que che vou contar algo que me pasou. Eu non contaba con que me dixese o que me dixo e cando rematou díxenlle: Pero a ti como se che ocurre facerlles caso a esa xente?", relataba uno de sus amigos.

Según cuenta este anciano, la víctima estaba en un banco y fue llamada por el grupo de chavales. Pese a lo que se ve en el vídeo, Manolo le dijo a su amigo que no había llegado a esnifar esa sustancia, sino que solo había disimulado que lo hacía para quitárselos de encima.

El consejo de su amigo fue que no se le ocurriese volver a hacerlo, si seguían ofreciéndoselo, y que tampoco hiciese caso a nadie que le ofreciese cualquier otra cosa para ingerir. "Isto é un perigo que pase. Aquí somos moitos os maiores que pasamos tempo nesta praza e só falta que veña agora xente que empece a ofrecer droga a uns e a outros. Era o que nos faltaba! E, por se fose pouco, aínda o gravan co teléfono móbil e se rin del á cara", dice esta misma persona, que conoce a la víctima desde hace muchos años.

El sol animaba a sentarse en la plaza y los ancianos que hacen uso de los bancos este viernes no se amilanaron pero, eso sí, con sus debidas precauciones hacia los desconocidos.

Vecinos del anciano al que incitaron a esnifar, indignados con el...
Comentarios