El increíble encanto de la escalada para los niños

ESCUELA. Rocolugo dispone de todo lo necesario para el aprendizaje infantil
Usuarios infantiles en el búlder de Rocolugo. EP
photo_camera Usuarios infantiles en el búlder de Rocolugo. EP

LA RELACIÓN de la escalada y los niños es innata, profunda e irremediable. La imagen de un niño trepando por una ventana, una silla, un muro o por la escalera de un tobogán, sin que nadie se lo diga y por puro instinto, demuestra que no hace falta empujarlos para que escalen.

Algo hay, seguro, dentro de nuestros genes que nos impulsa a hacerlo. Desde bien pequeños. Y qué bien lo hacen, además.

De forma natural, sin ningún tipo de enseñanza, con una increíble obstinación por superar cada paso, con una positiva relación entre su peso y su fuerza, una excepcional flexibilidad, y especialmente por la cabezonería persistente incontrolable como principal motor, se convierten en los mejores escaladores en proporción a su edad. Ya quisieran los escaladores adultos, con infinita más experiencia, con mucha más técnica y entrenamiento, escalar tan bien de forma tan natural.

Por eso, los seguros rocódromos con multitud de presas de colores son un absoluto hechizo para los niños. Un escenario tipo castillo que deben conquistar. No les cuesta nada. Si los dejamos libremente en un rocodrómo lo podremos comprobar de inmediato. La introducción de los niños a la escalada debe ser, ante todo, divertida.

Divertida y segura, por supuesto. Nada de clases magistrales. Solamente juegos que les presenten la escalada como un deporte divertido, seguro y social. Que disfruten, se rían, compitan sanamente y potencien la creatividad.

Las escuelas infantiles de Rocolugo se han configurado para que se lo pasen bien. Tiempo habrá para las clases específicas. Juegos como Al ataque del castillo, Terminator, La búsqueda del tesoro o Ir de compras, les harán pasarlo muy bien. Reirán y conocerán el deporte vertical con seguridad y diversión. Unos juegos en las primeras clases sin cuerda ni material, solo búlder lleno de presas divertidas y enormes colchonetas debajo. Después, unos disfrutones juegos bien protegidos con la cuerda en top rope, les harán conocer el mundo vertical.

Así que, niños, id a los rocódromos, jugad, reíos, pasadlo chupi, sacad al escalador increíble que tenéis dentro y olvidaos de Superman, Spiderman, Capitán América o Cat Woman, para construir vuestro propio, único y excepcional Climbingman o Climbingwoman, infinitamente más poderoso, divertido y real que los de las pelis.

ROCOLUGO
Dirección ▶ Pazo de Feiras. Avenida de los Deportes s/n.
Teléfono ▶ 630 52 82 28
rocolugo.com
Mail [email protected]
Redes sociales ▶ @rocodromolugo (Facebook, Twitter, Instagram)