martes. 26.05.2020 |
El tiempo
martes. 26.05.2020
El tiempo

Incertidumbre para el ocio

Instalaciones del Club Fluvial de Lugo. EP
Instalaciones del Club Fluvial de Lugo. EP
Las principales sociedades de Lugo están a la espera de compensar a sus socios con actividades

El Club Fluvial está acondicionando ya su zona exterior. Se trata de estar listos para el primer día que se permita la apertura de las instalaciones y la sociedad aspira a que los socios puedan disfrutar allí del verano, explica su presidente, Tito Valledor. También las dependencias interiores se mantienen a punto para recibir a los lucenses en cuanto el Gobierno autorice, detalla Valledor.

Pero la gran pregunta es cuándo será posible. Valledor se teme que el Fluvial, por sus dimensiones y enorme número de socios, no sea de las primeras instalaciones que se permitan abrir en Lugo.

Pero, por si acaso, todo se mantiene a punto en una sociedad a la cabeza en número de socios en Lugo, que en medio de una situación tan complicada como la actual sigue teniendo que hacer frente a muchos gastos, desde bancarios a mantenimiento.

Los socios, en tanto, siguen contribuyendo. Es una sociedad sin ánimo de lucro y los socios son los propietarios y, aunque modesto, el abono se mantiene por esa condición legal. Valledor explica que lo que sí recuperarán los usuarios son los pagos por los cursos y actividades que no se han podido impartir.

El director general del Breogán, Tito Díaz, explica que desde el club —cercano a los 4.000 abonados— siguen esperando una decisión de la Federación Española de Baloncesto

Visto que la situación se prolonga, Valledor detallaba este jueves que el Fluvial prepara un mensaje para los socios, que les hará llegar en unos días.

CLUBES. Tanto el Club Deportivo Lugo como el Leche Río Breogán o el Durán Maquinaria Ensino están a expensas de lo que decidan las distintas Federaciones en relación con la continuidad, o no, de sus respectivas competiciones.

El director general del Breogán, Tito Díaz, explica que desde el club —cercano a los 4.000 abonados— siguen esperando una decisión de la Federación Española de Baloncesto (FEB). “A ver qué pasa, porque igual cambian el formato y ponen, imaginemos, una final a ocho en Lugo. Lo que sí sabemos es que quedaban cuatro partidos de Liga en casa, que representa un 23% del abono total de cada aficionado. El día que sepamos en qué termina todo, nos plantearemos qué hacer con ese porcentaje”, sostiene.

Entre las posibilidades, Díaz baraja devolver el dinero o compensarlo con otra actividad durante la próxima temporada.

En el Ensino, su presidente, Manuel Durán, explica que ningún abonado ha reclamado ninguna devolución

En el Club Deportivo Lugo (entre 3.900 y 4.000 abonados) aseguran que si hay que terminar la temporada a puerta cerrada, como todo parece indicar, “habrá que compensar a los abonados de alguna forma, pero ahora es una incógnita”. Sí confirman que, como en el caso del Breogán, ningún socio o abonado se ha dado de baja por el momento.

En el Ensino, su presidente, Manuel Durán, explica que ningún abonado ha reclamado ninguna devolución. “Quedaban dos partidos en casa y me imagino que los 400 socios lo dan por bueno”.

GIMNASIOS. En el caso de los recintos deportivos como los gimnasios, José Manuel Gómez, responsable del club Kung-Fu de Lugo, ubicado en el gimnasio Di Som, explica que han tomado la decisión de cancelar la cuota correspondiente a este mes.

“Nuestra decisión, y la de otros compañeros no solo de Lugo, sino de A Coruña, Vigo y Pontevedra, es la de no pasar ninguna cuota hasta que se retome de nuevo la actividad”, apunta.

Para sorpresa de José Manuel Gómez, la amplia mayoría de los abonados que respondieron a la comunicación del gimnasio han optado por no reclamar ninguna cuota

En Di Som, el último pago realizado por sus abonados se corresponde con los primeros quince días del pasado mes de marzo. “Hemos decidido que, si por ejemplo no hay actividad durante el verano, esos quince días ya paga dos que no han podido disfrutar se compensarán en septiembre con otra actividad, de esta manera empezarían a pagar la cuota a mitad de mes”, dice.

Para sorpresa de José Manuel Gómez, la amplia mayoría de los abonados que respondieron a la comunicación del gimnasio han optado por no reclamar ninguna cuota y apoyar en todo lo posible. “Nadie de todos los que han respondido ha reclamado el abono o la devolución de cuota, al contrario, la mayoría abogó por seguir pagándola, porque entienden que no somos los responsables de la situación y las instalaciones se tienen que mantener en buen estado para cuando todo vuelva a la normalidad”.

El responsable de Di Som añade que tomaron la decisión de cerrar sus instalaciones “antes de que el Gobierno recomendara el cierre de este tipo de centros”, al igual que la cancelación de cuotas de sus abonados. “Lo decidimos antes de que nadie pensara en devoluciones. De hecho, lo comunicamos el pasado 21 de marzo”.

Incertidumbre para el ocio
Comentarios