jueves. 26.05.2022 |
El tiempo
jueves. 26.05.2022
El tiempo

La ilusión no sabe quedarse quieta

Miles de lucenses hicieron cola para ver la cabalgata estática de los Reyes en la explanada del Gustavo Freire, un espectáculo que contó con una animación que entusiasmó a pequeños y adultos

A media tarde, cuando las bandadas de estorninos ya se dibujaban en el cielo camino de sus dormideros en el parque de Frigsa, la cola para ver a los Reyes Magos llegaba desde la gran carpa que los cobijaba, en el aparcamiento lateral del Gustavo Freire, hasta la puerta de entrada al parque en la Avenida da Coruña, para girar sobre sí misma y continuar estirándose. Miles de niños y adultos, formaban esa cola y hacían presagiar que los Reyes iban a tener que alargar su jornada prevista.

Cola para ver a los Reyes Magos. VICTORIA RODRÍGUEZ

La cabalgata organizada por la concejalía de cultura, que tuvo que ser estática por motivos sanitarios, tuvo sin embargo gran aceptación. La distribución en la carpa hacía que todos los niños pudieran saludar a los tres Magos de Oriente y, si bien no tocarlos, sí hacerse fotos con ellos a los pies de la carrozas. Pero, sobre todo, destacaba la animación entre los pequeños y los mayores por la puesta en escena de las compañías francesas Remue Menage y Paris Benares.

_VIL1697

Altísimas y animadas figuras de cebras, monos o jirafas se acercaban a los que esperaban para entretenerlos y hacerse fotos con ellos, mientras por dentro del recinto y a lo largo de la cola otros personajes, como cebras o unicornios, trataban de hacer más llevadera la espera. Pero, junto a los Reyes, la estrella del montaje fue un enorme camello articulado y manejado con grúas capaz incluso de acercar su enorme cabeza a los niños para que estos le dieran de comer, entre impresionados y entusiasmados. A finalizar el recorrido, cada uno recibía una generosa cantidad de caramelos y un bolsa de chucherías.

_VIL1903

Antes, por la mañana, los Reyes Magos también habían estado recibiendo a los más pequeños en el mismo lugar. Eso les había permitido a los Magos, que llegaron sin problemas a la ciudad gracias las indicaciones de Hipócrita Teatro, saludar a los lucenses en varios idiomas y lamentar, en palabras Melchor, "que non poidamos vernos de preto para que nos lembredes ao oído o que nos pedistes, pero non vos preocupedes porque recibimos todas as vosas cartas... Xa sabedes que para ver algo hai que crer. E os Reis Magos cremos en vós".

"Xa sabedes que para ver algo hai que crer", les dijo el rey Melchor a los niños de Lugo, "e os Reis Magos cremos en vós"

Una delegación de sus pajes se había acercado antes por la casa consistorial para recibir, de manos de la alcaldesa y un grupo de niños, las cartas y los certificados de buen comportamiento expedidos por el Concello para asegurar buenos regalos para todos.

_VIL1700

La ilusión no sabe quedarse quieta
Comentarios