jueves. 28.10.2021 |
El tiempo
jueves. 28.10.2021
El tiempo

El Hula aspira a reducir un 60% las emisiones de carbono para 2030

Reunión de trabajo de gestión ambiental en el Hula, presidida por el gerente del Sergas, José Flores. EP
Reunión de trabajo de gestión ambiental en el Hula, presidida por el gerente del Sergas, José Flores. EP
Eliminar el plástico de un solo uso e instalar placa fotovoltaicas son algunas de las medidas

El Hula participa en la campaña de la Onu Race to zero, que marca unos objetivos de reducción de gases de efecto invernadero para llegar a un 60% menos en 2030 y a cero en 2040. El Sergas es el único sistema que colabora con la organización internacional y el hospital lucense será pionero para sentar las bases de cómo los centros sanitarios pueden lograr limitar sus emisiones.

La razón de que haya sido el Hula el elegido como avanzadilla es su experiencia en gestión medioambiental. Lleva desde el año 2019 dentro del proyecto europeo Low Carbon, que persigue disminuir la huella de carbono, y cuenta desde hace una década con un sistema de gestión ambiental certificado con la ISO 14001, que se audita bianualmente.

Así, el Hula trabaja ahora en la eliminación del plástico de un solo uso. La responsable de medio ambiente del centro, Ana Diéguez, explica que se ha conseguido ya en el ámbito de hostelería y en lo que se refiere a las bolsas de plástico. En cocina solo se utilizan vasos de cristal y, por ejemplo, las bolsas que se dan a los pacientes que entran por Urgencias para que guarden provisionalmente sus enseres han dejado de ser de un solo uso para ser compostables. "No es que sean biodegradables, sino compostables y susceptibles de ser eliminadas en el contenedor urbano", apunta.

Ese objetivo se extenderá a otros servicios y, aunque no todo se pueda eliminar por completo, Diéguez señala que una parte sí y que la suma de las distintas medidas da lugar a avances importantes. Recuerda que, en el caso del material sanitario, ese debe ser un objetivo que se marque en la compra, valorando a las empresas que, por ejemplo, puedan suministrar mascarillas, guantes u otro material embalado en cartón y no en plástico.

La especialista en gestión medioambiental explica que, aunque el hospital utiliza cada vez menos papel, aún se avanzará más en la eliminación de ese recurso. Una de las últimas medidas puestas en marcha con ese objetivo fue su supresión en los consentimientos informados. El documento que todo paciente debe firmar antes de una intervención quirúrgica o de someterse a determinadas pruebas diagnósticas o tratamientos para que conste que, efectivamente, se le ha comunicado en qué consisten y cuáles son sus posibles efectos secundarios se le presenta ahora en una tableta y no impreso en papel. Esa alternativa se extenderá ahora a otros documentos que todavía se manejan en formato físico.

También se incluye entre los objetivos medioambientales del hospital reducir el consumo de energía eléctrica. Para ello está previsto la colocación de placas fotovoltaicas, algo que se deberá instalar antes de 2023.

Diéguez recuerda que el primer paso de estas medidas fue hacer un análisis de cuál era la huella de carbono del hospital, qué emisiones de gases de efecto invernadero se podían reducir y plantear iniciativas en ese sentido y supervisar su cumplimiento.

El párking tendrá cargadores
Uno de los objetivos que se aplicarán para avanzar en la gestión medioambiental del Hula será el del transporte, mejorar la manera en la que usuarios, trabajadores y visitantes se acercan al hospital, algo que una inmensa mayoría hace ahora en su vehículo particular.

Para promover el uso del vehículo eléctrico el aparcamiento contará con cargadores. En el próximo pliego de condiciones de su explotación se incluirá esa medida como una de las que debe cumplir la adjudicataria.

Además, se contactará con el Ayuntamiento para que se incrementen las líneas de buses, de forma que ese medio sea más utilizado por las 9.000 personas que recibe el Hula cada día.

Contenedores reutilizables
Una medida que supuso un cambio sustancial fue pasar del uso de contenedores de un solo uso para residuos biosanitarios peligrosos, que se eliminaban junto a los restos, a otros que se esterilizan y se pueden reutilizar. Estos segundos se usan ahora en el 90% del hospital.

El Hula aspira a reducir un 60% las emisiones de carbono para 2030
Comentarios