Hacienda pilla a un desguace lucense que vendía en negro

Impondrá una cuantiosísima sanción a la empresa, al igual que a otra de Ourense

En su lucha contra el fraude la Agencia Tributaria ha estrechado el cerco en las últimas semanas sobre los desguaces. En la provincia de Lugo ha detectado una empresa de este sector que se dedicaba a vender parte de las piezas de recambio de vehículos en dinero negro. Le ha abierto el correspondiente expendiente que le podría acarrear una cuantiosísima sanción económica.

La Agencia Tributaria ha llevado a cabo esta operación antifraude en siete comunidades autónomas. Los inspectores han ido a tiro fijo. Han registrado en total 45 empresas. En Galicia han sido dos, una en la provincia de Lugo y otra en la de Ourense.

Este organismo informó que estas actuaciones forman parte de «un plan amplio sobre lucha contra la economía sumergida que se viene impulsando desde 2012 y que abarca muchos otros sectores».

La Agencia Tributaria precisó que los desguaces inspeccionados en esta operación bautizada como Ballesta «ocultaban parte de los ingresos procedentes de las ventas de piezas o accesorios de los vehículos que adquirían para su achatarramiento». Así, a estas empresas les resultaba menos gravosa la tributación por el Impuesto sobre Sociedades y por el Iva.

Estos centros autorizados para el tratamiento de vehículos al final de su vida útil se dedican a su venta al por mayor como chatarra y a comercializar piezas tanto a particulares como a talleres mecánicos. Es en esta segunda actividad donde la Agencia Tributaria ha detectado las operaciones en dinero negro.

Buena parte de los pagos de recambios se suelen realizar en efectivo, lo que facilitaba a las empresas investigadas la posibilidad de ocultar los ingresos.

Según las cuentas que hace la Agencia Tributaria, las empresas inspeccionadas podrían haber ocultado «un 50% de sus ventas de recambios», lo que generaría un fraude total de «cerca de 70 millones de euros al año».

pérdidas sospechosas. La Agencia Tributaria tenía la mosca detrás de la oreja a raíz de que los márgenes de beneficio sobre ventas declaradas eran «anormalmente bajos» en las empresas investigadas, hasta el punto de que en muchos casos eran negativos. Hacienda está extendiendo sus tentáculos sobre aquellas sociedades y autónomos, del sector que sea, que llevan años presentando pérdidas.

El año pasado había realizado inspecciones en una cuarta parte, aproximadamente, de los 140 desguaces que hay en Galicia -unos 40 en la provincia de Lugo-.

La operación la realizó en 45 empresas de siete comunidades autónomas, a las que atribuye un fraude de 70 millones anuales.

Comentarios