La Guardia Civil entra por error en la nave de Tipsa de Lugo al confundir al gerente

El investigado por su vinculación con una banda de ladrones es un familiar de esta persona. Los cabecillas de la red lograron huir y están en busca y captura
Agentes de la Guardia Civil, el pasado miércoles en As Gándaras. X. PONTE
photo_camera Agentes de la Guardia Civil, el pasado miércoles en As Gándaras. X. PONTE

La Guardia Civil entró el pasado miércoles en la nave de la empresa de mensajería Tipsa, en el polígono de As Gándaras, debido a un error en la investigación. El auto que llevó al registro de las instalaciones recogía el nombre de uno de los investigados —al que se le atribuía un delito de receptación de material robado—, haciendo referencia a esta persona como gerente responsable de la empresa de mensajería Tripsa en Lugo. El auto vinculaba la actividad criminal de una organización dedicada a cometer robos con las instalaciones de la citada empresa, sitas en la Rúa María Barbeito, 52-54, en As Gándaras. 

Varias patrullas de la Benemérita acudieron al lugar el martes al mediodía y abordaron al gerente, sorprendido por el operativo que se organizó en su negocio. Según explicaron ayer desde el departamento de comunicación de Tipsa, los agentes pudieron comprobar que la persona a la que estaban buscando no era el responsable de la empresa de mensajería. "Registraron la nave por error. Buscaban a un hombre que es familiar del encargado que tenemos en Lugo y se confundieron de persona. Aun así, nuestro gerente colaboró en todo momento con los agentes", explicaron. La intervención de la Guardia Civil le ocasionó un gran trastorno al gerente de Tipsa, ya que lo puso en el punto de mira de una organización criminal con la que asegura que no tienen ningún tipo de vinculación.

Preguntada por este aspecto, la Guardia Civil de Lugo no desmintió el error y su portavoz se escudó en que el caso está bajo secreto de sumario, una circunstancia que en ningún caso le hubiese impedido confirmar o desmentir la información ofrecida por el departamento de comunicación de la empresa.

La investigación sobre la banda —a la que le achacan unos 60 ilícitos penales y un botín superior a los 600.000 euros— continúa abierta, ya que los agentes todavía no han conseguido localizar a los cabecillas de la organización, que supuestamente cometió numerosos robos en varias localidades de la comunidad gallega y en Asturias. En Lugo se realizaron varios registros en la zona de Mazoi y en la Rúa Primavera.