viernes. 20.05.2022 |
El tiempo
viernes. 20.05.2022
El tiempo

Un grupo de okupas toma una casa y lleva la inquietud a Lamas de Prado

El inmueble recién okupado en Lamas de Prado. XESÚS PONTE
El inmueble recién okupado en Lamas de Prado. XESÚS PONTE
"Teño que atender na libraría os okupantes da casa dun familiar", cuenta Fernando Toubes tras el allanamiento de la vivienda. El PP vuelve a urgir medidas para atajar el problema

Una nueva casa, la número 24 de la Rúa Lamas de Prado, fue okupada en la tarde de este miércoles por una familia rumana que ya estuvo de forma ilegal durante varios meses en otro edificio próximo, en la Rúa Xulia Minguillón. Este último lo abandonaron en marzo, justo antes de que el juzgado ejecutara el lanzamiento.

Se da la circunstancia de que estos okupas no solo son conocidos por familiares de la propietaria de la casa, que vive fuera, sino que son clientes de su negocio, la Librería Galicia. "A situación é dura porque voume ver na situación de ter que atender unha xente que ten okupada unha propiedade da familia. É moi duro que a propia Policía che diga na porta da casa que non podes facer nada, máis que denunciar, porque se non podemos ser nós os que nos metemos en problemas", explica Fernando Toubes, de la Librería Galicia.

El edificio tiene un bajo donde hasta hace unos años funcionó el bar A casa do Coio, y dos pisos altos, el primero con terraza en la parte trasera. Las viviendas y el negocio están conectados por dentro, por lo que la dueña asume que este también ha sido allanado.

Vecinos, Policía y la familia propietaria del edificio casi vivieron en directo la okupación, pero no pudieron frenarla. En la madrugada del sábado al domingo, Toubes recibió una llamada de la Policía Nacional, que en una de sus rondas vio la puerta de la casa abierta. La propietaria acudió el domingo y comprobó que se habían llevado una cocina de butano. Intentó asegurar la puerta como pudo, pero no la tapió, y en la tarde del miércoles, una comerciante de la calle avisó a Toubes de que había gente entrando en la casa. Cuando la propietaria y la Policía llegaron al lugar, los okupas ya estaban dentro, por lo que ya no se pudo hacer nada. Los okupas son varias personas, entre ellas varios niños, según pudo comprobar Toubes, que este jueves volvió y escuchó las voces de los chiquillos a través de las ventanas abiertas de los dos pisos.

Ante el conocimiento de esta nueva okupación, el PP volvió a afear al gobierno local que no lleve a cabo más medidas para intentar prevenir este fenómeno y ayudar a quienes lo sufren. "É un fraude que os concelleiros socialistas collan a pancarta para protestar contra a okupación [acompañó a vecinos en el Sagrado Corazón] pero logo no pleno vote en contra de proposición para loitar contra este problema". En el ámbito estatal, los populares apuestan por endurecer la legislación para poder expulsar inmediatamente a okupas ilegales y a nivel local ven necesaria una oficina municipal que asesore a propietarios. El gobierno de Lara Méndez sostiene que a través de los servicios sociales ya se ofrece información y cree que una mayor oferta pública de vivienda, responsabilidad de la Xunta, paliaría el problema.

Un grupo de okupas toma una casa y lleva la inquietud a Lamas de Prado
Comentarios