Un grupo de 52 lucenses denuncia el "caos" de un viaje del Imserso

Los viajeros habían pasado una semana en Santa Susana, en la comarca del Maresme, en un hotel que para muchos ya dejaba bastante que desear
El ala de un avión. EP
photo_camera El ala de un avión. EP

Un grupo de 52 lucenses denunciaron este viernes "caos en la organización" de un viaje del Imserso después de pasar unas cuatro horas en el aeropuerto de Barcelona tras perder un avión a causa de un retraso de la guía.

Los viajeros habían pasado una semana en Santa Susana, en la comarca del Maresme, en un hotel que para muchos ya dejaba bastante que desear, ya que ofrecía unos menús de escasa variación. "En mi vida he comido pollo de tantas maneras distintas", aseguró uno de ellos.

A la hora convenida para el traslado al aeropuerto se subieron al bus, cuyo conductor sí se presentó puntual. Sin embargo, la guía que debía acompañarlos empezó a retrasarse. "Pasaron diez minutos, quince... El conductor la llamaba por teléfono pero no era capaz de ponerse en contacto con ella", apuntan.

Finalmente, se presenta otro guía diferente, cuando ya llevaban esperando largo tiempo, y les anuncia que será él quien les acompañe en el traslado a Barcelona. Sin embargo, cuando llegaron al aeropuerto no les permitieron el embarque porque las puertas ya estaban cerradas. Llegaron a pocos minutos de las cuatro y la hora prevista de despegue eran las 16.25.

Empezó entonces el problema de conseguir un nuevo vuelo a Galicia. "Nos dijeron que había un vuelo a Vigo pero que solo tenía 25 asientos libres", señalan. Aunque algunos estaban dispuestos a tomar ese avión, finalmente esa oferta también desapareció.

Los viajeros pasaron cuatro horas en el aeropuerto sin que se les diera solución alguna hasta que finalmente el guía que les había acompañado les anunció que se les trasladaría a un hotel de Calella para pasar la noche y volver al aeropuerto de Barcelona en la mañana de hoy.

"A un grupo nos llevarán al aeropuerto a las 05.45 horas y a otro, a las 07.00. Los primeros volarán a Santiago y los segundos al aeropuerto de A Coruña porque no consiguieron sitio para todos en el mismo vuelo", apuntan.

Creen que la intervención del nuevo guía fue muy profesional. "Él se desvivió por nosotros, pero la organización fue un verdadero caos. No es normal perder un avión porque se retrase la guía ni que cuando se le llama no se la pueda localizar", explica uno de los viajeros afectados, vecino del municipio de Lugo.