Martes. 21.11.2017 |
El tiempo
Martes. 21.11.2017
El tiempo

Greenpeace señala a Lugo por la falta de protección de sus costas

La playa de As Catedrais
La playa de As Catedrais
Pontevedra comparte con Granada la peor posición en un ranking que mide la superficie de litoral afectada por figuras de protección medioambiental

Pontevedra es, junto con Granada, la provincia española con menor porcentaje de superficie de litoral afectada por figuras de protección medioambiental, un ranking en el que Lugo se sitúa en tercera posición, según el informe A toda costa hecho público este lunes por Greenpeace. El estudio, que realiza un análisis provincia a provincia, pone de manifiesto también los riesgos de la "alta presión urbanística" en áreas tanto de Lugo como de Pontevedra.

En el caso de Lugo, el informe apunta que, en una franja de 10 kilómetros desde la costa hasta el interior, dispone de una superficie protegida de 2.371 hectáreas, lo que supone el 3,3% del total, "uno de los más bajos de la costa española". Concretamente, el informe sitúa a Lugo como la tercera provincia por la cola. 

Entre las áreas protegidas en esta provincia, Greenpeace destaca la Praia das Catedrais, el Souto da Retorta o el humedal protegido de la ría de Ribadeo. Del mismo modo, y aunque reconoce que la provincia "ha logrado una urbanización no excesiva en el litoral", la asociación ecologista detecta zonas con "crecimientos urbanos preocupantes", sobre todo entre los espacios naturales de la ría de Foz y As Catedrais. 

En A Mariña, saca a relucir el caso de Barreiros, "conocido como la Marbella lucense", un municipio del que afea su "crecimiento urbanístico desmedido y, en buena parte, ilegal".  Asimismo, en la zona menciona vertidos "procedentes de la fábrica de Alcoa" que "afectan a la pesca e incluso a la población de San Cibrao", aunque la calidad de las aguas, reconoce, "es elevada".

Entre las áreas protegidas Greenpeace destaca la Praia das Catedrais, el Souto da Retorta o el humedal protegido de la ría de Ribadeo



PONTEVEDRA. En concreto, en el caso de Pontevedra el documento cifra en el 3,1% el porcentaje de la franja de 10 kilómetros desde la costa al interior —4.289 hectáreas— que está afectada por figuras de salvaguarda del medio ambiente. El espacio natural más importante en esta zona, indican, es el Parque Nacional das Illas Atlánticas, que comparte con A Coruña, así como el complejo intramareal Umia-O Grove, A Lanzada, Punta Carreirón y Lagoa Bodeira. 

En lo relativo a la presión urbanística, Greenpeace indica que Pontevedra tiene "un frente costero relativamente corto, pero que se prolonga mucho por el interior de las Rías Baixas" y una presión urbanística que "se dirige con intensidad a las riberas interiores de las rías. Identifica "tres zonas muy codiciadas": el fondo de la Ría de Vigo, el fondo de la Ría de Arousa y la Illa de Arousa

La ONG destaca la conservación de la tortuga laúd en Pontevedra, clasificada como "en peligro crítico"



A CORUÑA. En el caso de A Coruña, provincia que cuenta con uno de los litorales más largos de la España peninsular, Greenpeace indica que tiene protegidas 29.180 hectáreas, el 9,1% del total, lo que la convierte en la provincia 17 con menor área dentro de figuras de protección.

En el ámbito de la presión urbanística, la situación también es mejor que en las otras dos provincias. En concreto, la entidad destaca como áreas con mayor presión Fisterra-Río Xallas, Rates-Louro, Corrubedo-Noia y Boiro-Catoira (Pontevedra).

En particular, Greenpeace llama la atención sobre el impacto ambiental de la cascada de Ézaro, "cortada por una minicentral" eléctrica; y los "elevados niveles de contaminación" de la ría de O Burgo.

En conjunto, y en relación a la fauna, en las zonas litorales gallegas Greenpeace menciona la conservación especial de la que es objeto el arao común, cuya situación como reproductora en España es "casi extinta" y se circunscribe a la Costa da Morte; y la conservación de la tortuga laúd en Pontevedra, clasificada como "en peligro crítico". Además, son objeto de atención el cormorán moñudo, el zarapito real, el salmón y el espinoso.

ELEFANTES BLANCOS. Finalmente, el informe hace referencia, en A Coruña y Pontevedra, a los "elefantes blancos", infraestructuras en desuso, fallidas o que la entidad considera de "impacto ambiental inaceptable". En el caso de A Coruña, Greenpeace menciona el Polígono de Morás, en Arteixo, que constituye un "inmenso erial sin ocupación" en zona de protección forestal; el ascensor panorámico de San Pedro, en A Coruña, que "apenas tiene uso"; el Hotel Sada Marina, sobre dominio público y que fue "abandonado por la concesionaria", y la obra "sobredimensionada" del nuevo puerto exterior de Punta Langosteira.

En Pontevedra, Greenpeace critica la Planta de Celulosa de Ence, en Lourizán; el Puerto de Marín, objeto de "importantes rellenos para ganar terreno al mar; la fábrica de arcilla de Arnosa, que extrae materiales de una laguna destino de emigración de aves; el área amnistiada de Moaña y el "paradigmático" caso de Sanxenxo.

Greenpeace señala a Lugo por la falta de protección de sus costas