Mesón Vinoteca Lubre: un gran cocido y buenas carnes

El Mesón Vinoteca Lubre en Lugo es uno de los lugares de mayor fama de la capital por la cuidada preparación del plato insignia del invierno gallego
G
photo_camera Mesón Vinoteca Lubre, VICTORIA RODRÍGUEZ

AUNQUE SU estética es moderna, alejada de las tradicionales casas de comidas, el Mesón Viñoteca Lubre se convirtió en uno de los locales de referencia para degustar un cocido en la capital de la provincia. Tanto es así que los grupos de comensales deben reservar con tres o cuatro semanas de antelación si quieren acudir un sábado o domingo y varios días antes si buscan fecha en una jornada laborable.

El del Lubre es un cocido de montaña. A la sopa inaugural le sigue el pase de fuentes. Así llegaron a la mesa, en las que nos agrupamos cerca de treinta comensales, unos grelos con muy buen color y textura. Su toque amargo, junto a las cremosidad de los garbanzos y las patatas, resultan apropiados para suavizar la contundencia de las viandas porcinas. Estas hortalizas se entremezclaron con una sinfonía de sabores que le otorgan al conjunto la cachola, soá, chorizo, lacón y un butelo que acentuaba la esencia fonsagradina de este cocido. Como remate a tan pantagruélica comida es obligado saborear las filloas y las ‘orellas’,

Desde su fundación en el año 2001 este local, cuyo responsable es Rubén Rodríguez López, consiguió cierto renombre por la calidad de sus carnes. Los comensales suelen inclinarse por los chuletones y los entrecots de ternera y el solomillo y el lomo bajo en el caso de la vaca.

En la oferta de pescados nunca falta el bacalao y algunos ejemplares del día como la lubina, el san Martiño o el sargo, hechos al horno o a la plancha.

El Lubre, que cierra los lunes, incluye en su carta algunos entrantes con personalidad propia como el pulpo asado con cachelos y salsa romescu o los briks de langostinos, que mezclan la colas de este marisco con queso y jamón, con el conjunto recubierto por una masa. Las zamburiñas son otra opción recomendable.

El surtido de postres caseros es una alternativa apetecible como colofón a la comida. Así tenemos la oportunidad de probar las tartas de queso, cuajada y oreo típicas de la casa o su flan de café, siempre en función de la repostería que se haga para ese día.

Como vinoteca, el Mesón do Lubre cuenta con 140 referencias de vinos, en su mayoría españolas, con una presencia cada vez mayor de marcas gallegas y algunos caldos extranjeros interesantes.

De interés
Dirección: Carril das Flores, 34, en Lugo

Teléfono: 982.22.78.02

Precio medio: el cocido cuesta 32 euros por persona

Estilo de cocina: tradicional 

Comentarios