El gobierno local destina más de 200.000 euros a la protección de los animales

Los colectivos beneficiados por las subvenciones hacen un trabajo "moi valioso", apuntó Miguel Fernández
Instalaciones de la Protectora de Animales. AEP
photo_camera Instalaciones de la Protectora de Animales. AEP

La Protectora de Animales recibirá una subvención 200.000 euros del Concello de Lugo, que también aportará 15.000 euros para apoyar la actividad de la asociación Michos, dedicada al cuidado de gatos callejeros.

El gobierno señaló que esas ayudas permiten revalidar el compromiso del equipo que dirige Lara Méndez con la protección de los animales abandonados.

Las ayudas dan continuidad al apoyo que regularmente presta el Concello a esas entidades y el responsable de Medio Ambiente, Miguel Fernández, apuntó que esos fondos permiten ayudar a las entidades que trabajan en el cuidado de los animales abandonados, por lo que también sirven para velar para el control sanitario. Ese aspecto es especialmente importante en lo que respecta a las colonias felinas que hay en distintos puntos de la ciudad, indicó.

Los colectivos beneficiados por las subvenciones hacen un trabajo "moi valioso", dijo el edil, que señaló que las subvenciones municipales contribuyen a aspectos tan importantes como la manutención y el bienestar de los animales y facilitan otras tareas como la sensibilización respecto a sus derechos y la protección del medio ambiente.

Las aportaciones municipales se suman a las contribuciones de los propios socios y a los apoyos que prestan también empresas y entidades.

Estas, por ejemplo, fueron claves en la Protectora de Animales de Lugo para poner en marcha un plan de instalación de camas calefactables en los caniles de la Protectora. Hay ya 27 caniles que cuentan con el sistema que permite paliar las bajas temperaturas invernales en las instalaciones de la perrera de As Gándaras.

El proyecto arrancó con una campaña organizada por la asociación Almanimal, con apoyo del CD Lugo, que luego creció con el apoyo de Cafés Candelas, Leche Río y Torneiro. Así, del plan inicial de adquirir siete camas calefactables se acabó logrando llegar a las 27 ya instaladas.

Ese tipo de iniciativas contribuyen a dar estabilidad a la Protectora, que en estos momentos tiene una situación económica bastante saneada, a pesar del desafío que supone la custodia de varios cientos de animales. De hecho, las cuentas apuntan en que en este momento hay un saldo positivo de casi 20.000 euros.

Comentarios