jueves. 22.10.2020 |
El tiempo
jueves. 22.10.2020
El tiempo

HOMENAJE: VEIGA, EL DOCTOR DE LA EMPATÍA

Geriatría asume ingresos de mayores que están a la espera de una residencia

José Ramón Martínez, con un grupo de enfermeras y auxiliares, en la unidad de Geriatría
José Ramón Martínez, con un grupo de enfermeras y auxiliares, en la unidad de Geriatría
Algunos de los pacientes llegan a permanecer hasta medio año en el Hula al no tener a dónde ir cuando les dan el alta y demorarse los trámites de asignación de plaza en un centro, lo que produce una sobrecarga de trabajo y de gasto

La unidad de Geriatría del Hula se encuentra, con más frecuencia que la que debiera, con casos de enfermos que –una vez dados de alta– no tienen a dónde ir. En estos supuestos –que, de momento, afectan solo a una pequeña parte de los pacientes atendidos– los enfermos permanecen ingresados en el hospital en espera de que los servicios sociales les asignen una plaza en un geriátrico, lo que se puede prolongar meses. Esta situación genera un gran gasto hospitalario y una sobrecarga de trabajo dado que hay pacientes que ocupan camas y que, en otras condiciones, podrían ya estar en sus domicilios.

"Suelen presentarse algunos casos en los que das el alta al paciente pero este no tiene a dónde ir, lo que convierte el Hula en un hotel caro, con un coste diario de habitación de 500 euros. Hubo pacientes que se quedaron 90 y hasta 180 días hasta que la Administración les encontró sitio en un geriátrico", explica el coordinador de Geriatría, José Ramón Martínez Calvo.

Este servicio lleva unos veinticinco años funcionando en Lugo. Se puso en marcha en torno a 1992, en Calde, por el doctor Fernando Veiga Fernández, quien trajo a Galicia esta especialidad tras formarse en Madrid. Lo que empezó siendo un servicio con 30 camas se amplió, al poco tiempo, a 80. Actualmente, solo Lugo y Vigo disponen, en toda Galicia, de este servicio que, además de hospitalización en planta y consultas, ofrece también un Hospital de Día, de momento con horario de mañana.

El servicio aspira a que se amplíe el horario del hospital de día y aboga por un servicio de geriatría a domicilio

"El horario es de ocho a tres pero esperamos que pase a ser de ocho de la mañana a ocho de la tarde. En el Hospital de Día, facilitamos distintos cuidados a los mayores evitándoles los continuos ingresos en Urgencias y luego en planta. Por ejemplo, les damos hierro, hacemos extracciones, punciones lumbares, los estabilizamos en suma. Vienen aquí derivados del servicio Urgencias –que, muchas veces, está atascado por el elevado índice de población anciana que atienden– y también de residencias o de Atención Primaria. Allí trabajan, ahora mismo, dos geriatras, dos enfermeras y dos auxiliares, que atienden diariamente entre 25 y 30 pacientes. Tenemos, además, atención telefónica diaria, en la que hacemos un seguimiento del paciente. También tenemos un proyecto de colaboración, desde Geriatría, con Oncología y Oncohematología", afirma José Ramón Martínez.

El coordinador de Geriatría propone, además, la creación de un Plan de Atención al Anciano en Galicia, de forma que se ofrezca atención geriátrica en toda la comunidad. "Hace 50 años eran los médicos generalistas los que atendían a los niños y ahora son los pediatras. Pues lo mismo debería pasar con la Geriatría", afirma. 

DOMICILIOS. La consulta a domicilio es otra de las aspiraciones de la unidad de Geriatría del Hula, lo que permitiría también reducir los ingresos hospitalarios y evitar desplazamientos a los mayores. "En Cataluña, existe el programa Pades, Programa de Atención Domiciliaria y Equipos de Soporte, y esto mismo debería implantarse en Galicia pues permitiría darles a los mayores cuidados básicos y enseñárselos a sus cuidadores, lo que redundaría en una mejora de su calidad de vida", comenta el coordinador de Geriatría del Hula.

Otra de las demandas de la unidad, que contribuiría a mejorar la atención de los mayores, sería la creación de un servicio de hospitalización a domicilio, pero dirigido a los ancianos. "La hospitalización geriátrica a domicilio permitiría evitar los largos ingresos, que acaban agotando a los cuidadores, muchas veces también ancianos, dándose situaciones de padres de 90 años que son atendidos por sus hijos de 70. En otros casos, tras fallecer uno de los mayores, los familiares acometen el cuidado de otro. De hecho, hay gente que lleva diez años atendiendo a mayores porque no hay un recurso a domicilio", indica, en este caso, Rosa Gómez Martínez, supervisora de Enfermería de Geriatría.

Geriatría asume ingresos de mayores que están a la espera de una...
Comentarios