Domingo. 26.05.2019 |
El tiempo
Domingo. 26.05.2019
El tiempo

Garabolos gana seguridad con el derribo de un tapón tras 42 años

Derribo del tapón urbanístico de Garabolos. XESÚS PONTE
Derribo del tapón urbanístico de Garabolos. XESÚS PONTE

Los vecinos ejercieron una presión constante hasta lograr que el Concello expropiara terreno y tirara el obstáculo

Podría parecer, como muchas otras, una cuestión menor si no se sufría, pero el tapón urbanístico que había desde hace 42 años en la Avenida de A Coruña, a la altura de Garabolos, y que este lunes empezó a desaparecer, traía de cabeza a los vecinos que habitualmente caminaban por ese lugar. Durante los últimos dos años , los residentes ejercieron una presión constante ante el gobierno local, con alguna manifestación y amenazas de generar "un Gamonal" -en alusión a las fuertes protestas que hubo en el barrio burgalés en 2014 en contra de la construcción de un bulevar- hasta conseguir que el Concello invirtiera algo más de 95.000 euros en esta actuación.

Pese a que el equipo de Lara Méndez se comprometió desde el principio a eliminar este obstáculo urbano, la obra se demoró, entre otras razones por la dificultad que hubo para hacerse con el terreno necesario para ampliar la acera. La administración invirtió 60.720 euros en la expropiación de tres fincas a 16 propietarios y la indemnización de una valla plublicitaria a la empresa Acrobasing.

El terreno será urbanizado en base al proyecto que realizó Evislusa, la empresa municipal de vivienda y suelo, que fue valorado en 41.404 euros y finalmente costará 34.366 euros, debido a la rebaja que hizo la empresa que presentó la mejor oferta, la lalinense Taboada y Ramos.

El inicio de los trabajos fue supervisado este lunes por la alcaldesa, quien destacó la mejora de seguridad que supondrá para la zona, que además ganará desde el punto de vista estético, señaló.

El problema en este punto comenzó cuando, hace 42 años, se construyó el primer edificio contiguo a unos solares que entonces cortaban el paso de los peatones. Manuel Rivas, uno de los vecinos que más peleó por ampliar el paso, recordaba en su día que con el tiempo se logró que se construyese una acera, aunque su estrechez obligaba a invadir la calzada cuando se cruzaban dos personas y dificultaba el tránsito de las sillas de ruedas y de los carritos de bebé. "Un día vin como caeu un home en cadeira de rodas porque ata había un rebaixe ilegal nunha parte da beirarrúa que hai meses foi eliminado polo Concello logo da denuncia vecinal", comentaba hace unos mses este vecino.

Méndez recordaba este lunes lo laboriosas que resultan algunas intervenciones y la mejora que suponen para los ciudadanos.

Garabolos gana seguridad con el derribo de un tapón tras 42 años
Comentarios