Galicia es pionera en cuidar a sus mayores

Modelo asistencial ▶ La Xunta sostiene que sus residencias se crean en función de cuatro pilares básicos, como son la humanización de los centros, una mayor coordinación sociosanitaria, el aprovechamiento que ofrecen las nuevas tecnologías y unas mejoras estructurales que incluyen también la formación continua de los profesionales
La nueva residencia que construyó la Fundación Amancio Ortega en Lugo impulsa con 120 plazas más el modelo asistencial público gallego. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera La nueva residencia que construyó la Fundación Amancio Ortega en Lugo impulsa con 120 plazas más el modelo asistencial público gallego. VICTORIA RODRÍGUEZ

Galicia fue una de las primeras comunidades autónomas en contar con un nuevo modelo de cuidados geriátricos que ya está en pleno desarrollo en las residencias autonómicas. Este se basa, dice la Xunta, en cuatro pilares: la humanización de los centros, una mayor coordinación sociosanitaria, el aprovechamiento de las ventajas que ofrecen las nuevas tecnologías y mejoras estructurales.

Algunas de las medidas ya adoptadas dentro de este nuevo modelo de cuidados son la implantación en todos los centros residenciales de la historia clínica electrónica -que se comparte con los servicios médicos para mejorar los flujos de información y también la atención sociosanitaria de los usuarios de las residencias-, así como la creación de un certificado de calidad que evalúa la calidad de los cuidados de acuerdo a estándares internacionales.

Las residencias de la red pública disponen de monitores multiparamétricos para medir los datos de salud

Este modelo pionero de cuidados destaca también por la puesta en marcha de un censo común estandarizado para todas las residencias (Cenres), así como por el desarrollo de un plan de formación continuo para los profesionales de los centros.

En relación al impulso de la modernización tecnológica de las residencias de la red pública autonómica, entre otros avances sobresale el haber dotado a estos centros de monitores multiparamétricos para medir los datos de salud de los usuarios, como peso, glucosa o saturación de oxígeno.

Asimismo, las residencias impulsadas por la administración autonómica disponen de habitaciones inteligentes, con pantallas táctiles y sensores que permiten mejorar la comunicación entre el usuario y el personal, y facilitan también hacer un seguimiento de la temperatura o la humedad de las habitaciones o detectar posibles caídas de los usuarios. Disponen también de nuevos sistemas de rehabilitación virtual para mejorar las capacidades físicas y cognitivas de los residentes.

Disponen de pantallas táctiles y sensores que mejoran la comunicación entre los usuarios y el personal sociosanitario

Mejora de infraestructuras

El Gobierno gallego está realizando diferentes obras de acondicionamiento para mejorar las infraestruturas asistenciales existentes y, en estos momentos, se encuentra en obras el que será el primer centro de cuidados intermedios público de España, que se ubicará en Santiago de Compostela, al que se sumará un segundo en Mos (Pontevedra). En ellos se atenderá a personas que ya recibieron el alta médica pero que siguen necesitando cuidados especializados.

Asimismo, la primera normativa gallega de viviendas colaborativas o cohousing regula y define las condiciones materiales, arquitectónicas y de personal en las que se desenvolverá esta nueva tipología de recurso que permite a un grupo de personas mayores vivir en un mismo lugar y compartir servicios.

Galicia tiene hoy más de 15.000 plazas de atención residencial financiadas con fondos públicos, tres veces más que en 2009.

A esta oferta se incorporan más de 1.000 nuevas, con las siete residencias que construye en las ciudades la Fundación Amancio Ortega y los nuevos centros de Barbanza (Ribeira) y Antas de Ulla.

Lugo ► A Residencia suma 120 plazas a las más de 15.000 autonómicas

La Xunta destinará 7 millones de euros a la reforma integral del centro de As Gándaras y 1,7 más a mejorar el de A Milagrosa El geriátrico que la Fundación Amancio Ortega levantó en el barrio de A Residencia incorporará en la provincia otras 120 plazas públicas. Después de la puesta en funcionamiento del PAC y Centro Integral de Salud de A Residencia, la apertura de esta residencia de mayores era la más esperada en el barrio, ya que incrementará de forma notable el número de vecinos, así como de visitantes.

La Xunta destinará 7 millones de euros a la reforma integral del centro de As Gándaras y 1,7 más a mejorar el de A Milagrosa

Dispondrá de 42 habitaciones individuales y 39 dobles, zonas de atención especializada y servicios de comedor, podología, lavandería o salón de peinado, entre otros. Muestra del carácter vanguardista del centro son las unidades psicogeriátricas para la atención a las personas con alzhéimer y otras demencias.

Las familias esperan con mucho interés la puesta en marcha de las nuevas instalaciones, que vienen a sumar esas 120 nuevas plazas a las alrededor de 1.500 públicas que hay en la provincia, claramente insuficientes para la demanda. Se atenderá a todo tipo de usuarios, incluidos grandes dependientes, que son personas que necesitan más cuidados y de manera más constante. No es esta la única residencia pública que la Xunta tiene en la ciudad de Lugo, donde cuenta con las de A Milagrosa y As Gándaras.

El de A Milagrosa es un centro de mayores en el que los residentes son autónomos, con bajo grado de dependencia. A su mejora el Gobierno gallego destinará 1,7 millones de euros. La reforma supone reorganizar la entrada principal, modernizar la fachada, adecuar los ascensores y reordenar el área sanitaria, entre otras actuaciones.

En As Gándaras, la residencia de mayor tamaño, la mayoría de las plazas son para residentes autónomos con bajo grado de autonomía. También los hay con más grado de dependencia, fundamentalmente usuarios con su plaza que han ido incrementándolo con los años.

La remodelación integral de este centro tiene un presupuesto previsto de 7 millones de euros y el objetivo es que funcione con la cercanía de uno de menor tamaño. Las mejoras incluyen la creación de unidades de convivencia de un máximo de 25 usuarios, nuevos espacios de atención sanitaria y la renovación completa de la fachada y las carpinterías exteriores.

Así, este centro podrá seguir consolidándose como una referencia en la atención a mayores en toda la provincia, como lleva haciendo desde hace más de cuarenta años.

El de As Gándaras es uno de los primeros centros de toda España con un certificado de calidad que reconoce su eficiencia en base a normas y estándares internacionales, junto con Porta do Camiño en Santiago y la residencia pública autonómica de A Estrada.