Dos gaiteiros de la provincia completan el grado superior de música tradicional

Daniel Fernández y Lucía Eiros, ambos de 24 años, se graduaron esta semana en el Conservatorio Superior de Música de Vigo

Lucía Eiros. EP
photo_camera Lucía Eiros. EP

El gaiteiro lucense Daniel Fernández, y la gaiteira meirensa Lucía Eiros, ambos de 24 años, superaron esta semana sus estudios en el grado superior de música en la especialidad de 'Instrumentos de música tradicional e popular de Galicia', impartido por el conservatorio de Vigo, único en la comunidad que cuenta con esta titulación.

Para lograrlo, tuvieron que entregar un proyecto final, que en el caso de Daniel Fernández fue un modelo de representación gráfica de la música tradicional oral, y en el de Lucía Eiros, un modelo de análisis para la comprensión de la danza de Xuvencos. Asimismo, completaron la prueba final con sus correspondientes conciertos, que se celebraron el pasado martes 10 de julio, y el miércoles 11, respectivamente.

Los dos jóvenes se sintieron atraídos por la música tradicional antes de los diez años, y llevaron una trayectoria paralela que comenzó en el Conservatorio Profesional de Música de Vilalba, donde superaron los grados Elemental y Profesional de gaita para emigrar a Vigo al término de estos. Actualmente, ambos pertenecen a la Banda Cántigas e Frores. Asimismo, Fernández milita en la Banda d"Os Picurruchos, y Eiros, en la Banda de Gaitas de Meira y de Fiandola.

Los comienzos del joven gaiteiro se remontan a cuando tenía 10 años. Siempre mostró gusto por este género musical, explica, lo que le viene de familia, ya que sus padres "escuchaban constantemente música tradicional". Sin embargo, el verdadero punto de inflexión llegó cuando recibió "una pandereta", con la que dio sus primeros pasos en este mundo. La historia de Lucía es similar. Recuerda que a los ocho años sus padres le introdujeron la cultura tradicional y "tiraron mucho" por ella para que se interesara por esta rama.

En cuanto a sus planes de futuro, ambos jóvenes coinciden en que "es muy complicado vivir única y exclusivamente de tocar la gaita", lo que les llevará a complementar esta actividad con otras como la enseñanza. "Lo de intentar vivir como músico es una idea, pero hay otras posibilidades mucho más viables, como la de continuar paralelamente mi trayectoria como profesor e incluso opositar para dar clase en institutos o conservatorios", explica Daniel Fernández.

El camino de Lucía Eiros pasa primero por seguir con sus proyectos personales, para después hacer como su compañero y centrarse en la instrucción musical: "De momento solo pienso en continuar con mis propios proyectos. Toco en la banda Fiandola y estamos trabajando intensamente en un nuevo CD en el que tenemos puesta mucha ilusión. A partir de ahí, buscaré aprovechar mis conocimientos en la enseñanza".

A la hora de hablar de los referentes musicales de los dos jóvenes, ambos coinciden en que el gaiteiro Bruno Villamor ha sido el que más les ha ayudado en su andadura. Villamoe fue su instructor en la banda Cántigas e Frores, además formó a Daniel Fernández en el conservatorio de Vilalba y a Lucía Eiros en el de Meira.

Villamor asegura que "comenzaron muy jóvenes, pero ya se veía que tenían facilidad y gusto por la música, que es lo más importante para poder dedicarte a ella". A partir de ahí, añade, se centraron en "hacerles disfrutar y animarles a que aprovecharan su talento para conseguir el título".

Comentarios