Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

Las fugas en Lugo, solo de lunes a viernes

Lugar de Monte Adeiro en el que se detectó la fuga. J.VÁZQUEZ
Lugar de Monte Adeiro en el que se detectó la fuga. J.VÁZQUEZ

El servicio de Aguas no repara averías fuera del horario laboral porque no cobra horas extra ►El Concello ha gastado unos 9.000 euros este año en externalizar reparaciones de tuberías

LUGO. Los vecinos de Monte Adairo sufrieron una avería el pasado sábado. A las doce de la mañana se percataron de que el agua manaba en la calle y avisaron al Ayuntamiento. A las doce y veinte aprendieron cómo están las cosas en el servicio municipal de Aguas. «Veu un técnico e díxonos que non se podía reparar ata o luns porque a acaldesa non lles pagaba as horas extra», explicó uno de ellos.

Efectivamente, Aguas —integrado por un encargado, un oficial y seis peones lleva sin asumir ninguna reparación en fin de semana o festivos desde el verano pasado, cuando la práctica totalidad de la plantilla se negó a seguir trabajando fuera de su horario laboral porque no se les abonaban las extra. Un año después, la situación sigue igual: o se contrata a una empresa y repara la fuga o esta queda activa hasta que empieza la semana.

El Concello señala que este año se han registrado tres averías fuera de hora que fueron externalizadas a empresas, con un coste medio de 3.000 euros por reparación. En total, se gastaron unos 9.000 euros en este concepto. A la fuga de Monte Adario se le dio solución el sábado por la noche y los vecinos de esa calle y de Bolboreta, que también se vieron afectados, dispusieron de agua de la traída a partir de entonces.

La avería más reciente, en Monte Adairo, se produjo en la mañana del sábado y se reparó por la noche, tras ser contratada una firma

La situación en Aguas es realmente peculiar. Solo una persona, el encargado, hace ahora guardias y horas extra. De hecho, lleva 18 años de guardia ininterrumpida. Salvo en los días que pide de vacaciones, tiene la obligación de contestar al teléfono las 24 horas del día, 7 días a la semana. Además de esa guardia localizada, a la que está sujeto por contrato desde el año 2000, acude presencialmente al punto de la avería y, si es preciso, cierra la llave de paso. Pero no puede hacer obras él solo, así que si los trabajos no se encargan a una empresa, los vecinos de la zona afectada se quedan sin agua de la traída.

La cuestión de las horas extra presenta evidentes discrepancias entre las partes. El encargado dice que lleva un año sin cobrar las horas extra y dos, sin cobrar las guardias. Añade que la plantilla llevaba unos diez meses sin que se les abonaran y por eso el verano pasado decidieron dejar de hacerlas. El Concello replica que, en realidad, no las puede cobrar porque no las pasa a cobro. Asegura que no presenta la previsión que se exige trimestralmente a cada servicio, un informe en el que se calcula cuántas horas extra estima que serán precisas. Por su parte, el encargado explica que entendía que es su jefe directo, el ingeniero municipal quien debía presentar ese cálculo, algo que no hacía porque le resultaba imposible calcular de antemano cuántas incidencias iba a ver.

Finalmente, él mismo entregó la previsión del verano y acaba de registrar la del último trimestre del año. El Ayuntamiento insiste en que cobrará todas las horas extra que tramite.

Al margen de eso, las guardias de una sola persona no sirven para solucionar fugas y el encargado duda de que el resto de la plantilla «quiera volver alguna vez a hacer horas extra después de la experiencia que tuvieron para cobrarlas».

Defiende que al servicio no le mueve el dinero, sino que es una cuestión de dignidad. «He pedido multitud de veces por escrito que me permitan dejar de hacer guardias localizadas. No quiero que me las paguen, sino dejar de hacerlas», asegura el hombre, que explica que, ante algún compromiso de fin de semana, tiene que coger días de vacaciones o días de asuntos propios para poder alejarse de Lugo y no tener que contestar al teléfono.

Pocas empresas a las que llamar

El encargado del servicio de Aguas cree que el recurso a las empresas, externalizando las reparaciones los fines de semana no es una solución tan sencilla como pudiera parecer. Como el Concello no puede hacer contratos directos a una firma por más de 15.000 euros en un año, explica que, de las pocas que pueden hacerse cargo de esa clase de obras, no todas están ya disponibles.

Apunta que antes, además de acudir a ver la fuga, también se hacía cargo de llamar a las empresas, pero que dejó de hacerlo porque entendió que no era su responsabilidad. La resolución de la avería se dilata necesariamente cuando se externaliza. «Llamas a una empresa y te dicen que les des un tiempo para ver si pueden reunir a gente y, una hora después, te dicen que les ha sido imposible. Llamas a otra y puede volver a pasar», apunta.

Más personal
El servicio ha pedido que se les abonen las horas extra atrasadas pero el encargado insiste que, con respecto a las averías fuera de hora futuras, quizás convenga contratar a más personal.

«Se podría contar con un equipo para los fines de semana y festivos», propone como solución.

El Concello ya lleva gastado hasta ahora, en conjunto, en horas extra unos 550.000 euros un 40% más de lo que tenía pensado abonar a lo largo de todo este año.

Por otra parte, ya anunció su intención de contratar a más personal para hacer frente a algunas necesidades de distintos servicios municipales.

Las fugas en Lugo, solo de lunes a viernes
Comentarios