miércoles. 11.12.2019 |
El tiempo
miércoles. 11.12.2019
El tiempo

"Fueron segundos y no pensé nada", dice la mujer que hizo huir a un ladrón

Las cámaras de seguridad registraron la entrada del hombre armado. XESÚS PONTE
Las cámaras de seguridad registraron la entrada del hombre armado. XESÚS PONTE
La hostelera, que se negó a darle dinero a un hombre con una pistola, no da valor a su aplomo: "Será que llevo 40 años tras la barra"

"Fueron segundos y no pensé en nada. Entró en el bar, me pidió el dinero, le dije que no se lo daba y se marchó sin más". Con esta sencillez cuenta su hazaña una hostelera lucense a la que no le tembló ni un pelo cuando un hombre encapuchado y armado con una pistola entró en su bar el pasado domingo y le pidió el dinero. La mujer se negó a dárselo con tanta rotundidad que el ladrón se dio por vencido a la primera y sin rechistar y se marchó del establecimiento con las manos vacías.

La mujer, que este lunes no paraba de recibir las felicitaciones de sus clientes, restaba importancia a lo sucedido sin entender la expectación que despertó la reacción que tuvo. "Yo no creo que la cosa sea para tanto. Fue tan rápido que algunos clientes que estaban en el bar ni tan siquiera se enteraron de lo que había pasado. Yo, ni sentí miedo, ni lo dejé de sentir. Será que llevo 40 años detrás de la barra", dijo la mujer.

El suceso se produjo alrededor de las siete y media de la tarde del domingo, cuando el atracador entró el bar Open Pool, en la calle Doutor Gasalla, y se dirigió a la barra para exigirle a la propietaria que le entregara el dinero de la caja registradora. En ese momento, la mujer miró impasible al asaltante y le dijo que de ninguna manera se lo iba a dar. Además, le pidió que se marchara de su negocio inmediatamente.

Al ver que la mujer le plantaba cara, el hombre se marchó del establecimiento sin conseguir su objetivo y con las manos completamente vacías.

El intento de atraco quedó grabado por las cámaras de seguridad del establecimiento, por lo que las imágenes fueron recogidas por la Policía Nacional, que abrió una investigación para identificar cuanto antes al encapuchado e intentar evitar que vuelva a actuar en la ciudad en otro momento.

El hombre vestía ropa oscura, llevaba gafas de sol y portaba una pistola negra, que podría ser falsa. De hecho, durante el asalto, la sostuvo en la mano pero no llegó a hacer ademán de utilizarla. Cuando se produjo el suceso, la hostelera no estaba sola, sino que había bastantes clientes en el local, que no daban crédito al aplomo que había mostrado la mujer.

"Fueron segundos y no pensé nada", dice la mujer que hizo huir a un...