viernes. 24.09.2021 |
El tiempo
viernes. 24.09.2021
El tiempo

Los fuegos en inmuebles se redujeron a la mitad en 2020, pero fueron más graves

Incencio el pasado año en una vivienda de Galegos, en el municipio de Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ
Incencio el pasado año en una vivienda de Galegos, en el municipio de Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ
Las aseguradoras registraron una media de 75 incendios al mes en la provincia de Lugo, frente a los 150 del año anterior 

Dos imágenes de desolación causadas por el fuego están todavía en las retinas de los lucenses. Una es la del voraz incendio que calcinó seis empresas en el polígono de O Ceao y otra la de las llamas que destrozaron una nave de jamones en Vilalba.

Estos dos sucesos dejaron daños millonarios y engrosarán este año los gastos de las aseguradoras, que en 2020 desembolsaron más de tres millones de euros por los daños ocasionados por el fuego en viviendas e industrias de Lugo.

Según los datos que acaba de publicar el sector, el número de incendios registrados en la provincia lucense se redujo a la mitad el pasado año, con unos 75 al mes, frente a los 150 del ejercicio previo. Sin embargo, a pesar de que hubo menos fuegos, las consecuencias fueron más graves. De hecho, el gasto medio por incendio en Lugo fue de 3.771 euros en 2020, cuando el año anterior había sido de 1.664 euros.

Si se analizan solamente los datos de Lugo ciudad, las cifras son 1.859 y 1.154 euros, respectivamente. Con este coste, las compañías desembolsaron alrededor de 3,4 millones de euros por los percances registrados en la provincia.

Esta cantidad media oscila de forma considerable en función de si el patrimonio afectado es una vivienda o un negocio. A nivel general, mientras que un incendio medio en una vivienda le cuesta al seguro 2.930 euros, esta indemnización se triplica cuando se trata de comercios (8.768 euros) y se multiplica por 14 en el caso de industrias (42.081 euros).

GRAVEDAD. Las cifras del sector revelan así que las aseguradoras contabilizaron en 2020 un incendio en Lugo cada 9 horas y 25 minutos, mientras que en el año previo la frecuencia había sido de un fuego cada 4 horas y 53 minutos. La conclusión del sector es que hubo muchos menos incendios, pero bastante más graves.

Fuego

Uno de los fuegos más voraces de todos los registrados el pasado año en la provincia lucense tuvo lugar en marzo en Camiño de Friás, en el barrio del Sagrado Corazón, donde un incendio provocado por una estufa calcinó una casa y amenazó a otra.

Su único morador, un hombre de 81 años, resultó ileso, aunque fue trasladado al Hula por precaución. El incendio fue tan grave que las labores de extinción se prolongaron durante tres horas y solamente se salvó un todoterreno que se encontraba en el garaje.

También quedó totalmente destrozada otra vivienda en la parroquia de Parada, en Outeiro de Rei. La inquilina, una mujer que se había trasladado desde Barcelona en el contexto de la pandemia del covid-19 para pasar una temporada en la casa familiar, salió ilesa del fuego. Fue la propia afectada quien percibió las llamas en una habitación del piso superior una hora después de haber encendido la cocina de leña. El fuego hizo que saltasen los plomos, por lo que no pudo utilizarse el agua del pozo, de extracción eléctrica, para tratar de apagar el fuego.

A estos incidentes se sumaron otros muchos casos registrados a lo largo y ancho de la provincia, que movilizaron a los bomberos. Una nevera calcinada por un cortocircuito, una chispa en un cuadro eléctrico de un concesionario, un coche que ardió en un garaje, o un colchón quemado en plena calle que afectó al cableado de un inmueble son tan solo algunos ejemplos de fuegos en los que tuvieron que intervenir los servicios de extinción.

En Lugo capital se registraron además varios fuegos en viviendas ocupadas, que generaron gran alarma. En octubre, un fuego declarado en el garaje de uno de estos inmuebles en la Rúa Milagrosa, que se encontraba lleno de trastos, movilizó a dos vehículos de bomberos, dos ambulancias y varias patrullas de la Policía Local y Nacional.

PREVENCIÓN. Para evitar este tipo de siniestros, desde Cepreven, una asociación que trabaja en la prevención y protección de riesgos, que colabora con el sector de las aseguradoras, recomiendan no sobrecargar los enchufes, comprobar que los cargadores que se emplean con los distintos aparatos son los adecuados y no dejar nunca un dispositivo cargando encima de una cama o un sofá.

Además, recomiendan no aproximar a lámparas, braseros o estufas materiales que sean fácilmente combustibles, como cortinas o mobiliario, y vigilar siempre sartenes y cazuelas cuando se encuentren al fuego. Según afirman, prevenir muchos incendios, ''resulta posible''.

Los incendios en Lugo suponen el 0,93% del país
Las aseguradoras concluyen que los incendios registrados en la provincia lucense supusieron el 0,93% de todos los registrados en el país.

Este porcentaje está por encima de los patrimonios asegurados en Lugo, que fueron el 0,80% de todos los asegurados en el territorio nacional. El sector explica que estos datos son acordes con la población de la provincia que, según las aseguradoras, supone el 0,70% de toda España.

Más de 500 millones

A nivel nacional, las compañías registraron un incendio cada 5 minutos y 17 segundos, con un coste que superó los 500 millones de euros en indemnizaciones.
 

Los fuegos en inmuebles se redujeron a la mitad en 2020, pero...
Comentarios