Con un fonendo y la voluntad

El enfermero Miguel Lovelle y la intensivista Alejandra Cambiazo acaban de llegar de Senegal, país africano al que fueron con la ONG Ecodesarrollo Gaia, dentro del proyecto Coruña Cura
Generated by  IJG JPEG Library
photo_camera Miguel Lovelle y Alejandra Cambiazo. EP

Miguel Lovelle Fernández y Alejandra Cambiazo de Pedro son un enfermero y una intensivista lucenses que acaban de llegar de Senegal, a donde acudieron como voluntarios dentro del proyecto Coruña Cura, organizado por la ONG Ecodesarrollo Gaia

La experiencia duró trece días, del 12 al 25 de noviembre. En ese tiempo, atendieron a casi 2.000 personas en un consultorio improvisado en un colegio construido por la ONG en Yoff-Tonghor. "Alí vimos consultas relacionadas con enfermidades da pel como fungos ou sarna, moitos problemas respiratorios (especialmente, asma en nenos pequenos) e tamén problemas de falta de control de hipertensión e diabetes porque eles tampouco teñen tanta conciencia da enfermidade como temos en España", explica Miguel Lovelle, quien añade que también dieron charlas sobre salud.

Estos dos sanitarios lucenses formaban parte de un equipo en el que había diez profesionales más. La expedición llevó también 650 kilos de medicamentos, algunos de ellos pautados como tratamientos para un mes o dos.

Para ambos, esta fue su primera vez como cooperantes pero no será la última. A ambos les quedaron ganas de repetir. "La gente es muy agradecida. Allí vives la medicina más de cerca que nunca. Aprendes a valorar también los medios con los que contamos aquí. Fue muy enriquecedor para nosotros también, tanto a nivel profesional como personal, dado que te das cuenta de lo afortunados que somos", cuenta Alejandra.

"Allí vives la medicina más de cerca que nunca. Aprendes a valorar también los medios con los que contamos aquí. Fue muy enriquecedor para nosotros también"

Para Miguel, esta experiencia también supuso un antes y un después en su vida. "Foi gratificante e reconfortante por poder axudar e colaborar co mínimo: simplemente, coas túas mans e un fonendo", indica, al tiempo que añade que también vio escenas de mucha "dureza". "Vin feridas, úlceras, enfermidades avanzadas, descompensacións e unha patoloxía cardiaca nun neno", señala.

Tanto Miguel como Alejandra están haciendo su periodo de residencia en el Hula. Él, como enfermero en Urgencias; ella, como intensivista en la Uci. Ambos se apuntaron a esta iniciativa después de que se lo propusiese otro médico de la UCI, Ignacio Martínez Varela, un veterano que fue este año ya por sexta vez.

Comentarios