viernes. 20.05.2022 |
El tiempo
viernes. 20.05.2022
El tiempo

El fiscal pide que un acusado de pederastia no pueda acceder a redes sociales durante 10 años

Agentes trabajando en la unidad de delitos cibernéticos de la comisaría de Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ (AEP)
Agentes trabajando en la unidad de delitos cibernéticos de la comisaría de Lugo. VICTORIA RODRÍGUEZ (AEP)
La acusación alega que conoció al menor por internet, le pagó por realizar prácticas sexuales, hizo fotos y las difundió

El ministerio público solicita que un lucense acusado de pederastia no pueda acceder a chats informáticos o telefónicos ni a redes sociales durante diez años. El hombre está acusado de pagarle a un menor —al que conoció a través de internet— a cambio de realizar prácticas sexuales con él; unos encuentros en los que habría realizado fotografías que posteriormente difundió.

Por estos hechos, la Fiscalía lucense solicitó en su escrito de conclusiones provisionales una condena total de 23 años y medio de prisión. Sin embargo, fuentes próximas al caso señalaron que las partes negocian un acuerdo para reducir la condena a un tercio de lo solicitado —tras aplicarle la circunstancia atenuante de reparación del daño—, por lo que la pena a imponer quedaría por debajo de los diez años de cárcel.

Solicita 23 años de prisión, pero las partes negocian un acuerdo que podría rebajar la condena a menos de la mitad

Si el acusado reconoce los hechos ante el tribunal y muestra su conformidad con el acuerdo, aceptaría también la medida de prohibición de acceder a todo tipo de chats, incluido el Whatsapp, durante una década. En caso de incumplir esta medida, el hombre incurriría en un nuevo delito de quebrantamiento de condena, una conducta que también está castigada con pena de prisión.

Tal y como se recoge en el escrito de acusación del ministerio público, a principios del año 2020, el acusado contactó con un menor —que en aquel momento tenía 13 años de edad— a través de la red social Glindr y ambos se intercambiaron fotografías. Tras mantener varias conversaciones por el chat, el acusado le propuso que se conocieran en persona y el niño aceptó, por lo que lo recogió en su coche y lo llevó hasta su domicilio, sito en la capital. Una vez en la vivienda, el hombre realizó varias prácticas sexuales con el menor, una conducta que se repitió en dos ocasiones más, también a principios de 2020.

Según el relato de la Fiscalía, en la primera ocasión, el acusado le prometió al menor que le daría 20 euros "a cambio de la conducta sexual", pero finalmente no se los entregó. En los otros dos encuentros, el hombre le dio 20 y 10 euros, respectivamente. Además, en dichas citas, el procesado obtuvo fotografías, "guiado por el propósito de satisfacer sus deseos sexuales".

El hombre, que está preso en Bonxe, se sentará el próximo jueves en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial

El ministerio público relata igualmente en su escrito de conclusiones provisionales que el 2 de febrero de 2020, sobre la una del mediodía, el acusado mantuvo una conversación con otra persona en el chat denominado Chateagratis.net. El otro usuario le dijo que realizaba prácticas sexuales con su hijo y con su sobrino menor y ambos llegaron a un acuerdo para intercambiarse fotografías de contenido pornográfico. De este modo, el acusado le mandó varias fotos que había realizado presuntamente en sus encuentros que había mantenido con el menor en su domicilio. Las imágenes recogían contenido sexual explícito.

Finalmente, el 27 de enero de 2021, agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad practicaron un registro en la vivienda del acusado, autorizado por el juzgado de Instrucción número 2 de Lugo, en el que le fueron intervenidos el teléfono móvil, el ordenador y cuatro memorias USB. Tras realizar las pesquisas necesarias, el hombre fue acusado de un delito continuado de abuso sexual sobre menor de 16 años con acceso carnal, otro de prostitución de menores y otro delito de elaboración y distribución de pornografía.

Por estos hechos, el ministerio fiscal solicitó inicialmente un total de 23 años y medio de prisión: doce años por el primer delito, cinco por el segundo y seis y medio por el tercero. Además, la acusación pública considera que procede imponerle al acusado la medida de libertad vigilada, "que se verificará una vez cumplida la pena privativa de libertad y que consistirá en la obligación de someterse a un programa de reeducación sexual".

Está previsto que el juicio por este caso se celebre el próximo jueves, día 19, en la Audiencia Provincial de Lugo. Si finalmente las partes llegan a un acuerdo de conformidad, el acusado, que está en Bonxe, reconocerá los hechos ante el tribunal y aceptará la condena. De este modo, ni la víctima ni los testigos tendrán que prestar declaración sobre los hechos.

De la comisaría de Ourense a la Interpol

La detención del acusado fue llevada a cabo en enero de 2021 por agentes de la Policía Nacional de Lugo pertenecientes a la unidad de delitos relacionados con las nuevas tecnologías. Estos fueron alertados por compañeros de la comisaría de Ourense, que fueron los que detectaron las imágenes pornográficas durante un barrido informático en una investigación iniciada a raíz de la denuncia de un particular en la ciudad de As Burgas. Durante las actuaciones, los agentes ourensanos localizaron un chat en el que se aparecían imágenes de contenido sexual explícito de un menor. La investigación les permitió localizar la dirección IP del ordenador desde el que se enviaron las fotografías, que resultó estar en la ciudad de Lugo.

El caso fue puesto también en conocimiento de la Interpol, ya que las pesquisas que se llevaron a cabo tras el arresto del presunto pederasta lucense revelaron que el menor con el que había quedado el acusado ya no estaba en Lugo y supuestamente había salido del país junto con alguno de sus familiares. Ante esto, los agentes alertaron a la Organización International de Policía Criminal para determinar si el menor podría estar siendo utilizado fuera de España para los mismos fines que motivaron el arresto del lucense.

El fiscal pide que un acusado de pederastia no pueda acceder a...