El fiscal no pedirá que la Guardia Civil pague a un proxeneta en la Carioca

'El Increíble', uno de los nombres conocidos del mundo de la prostitución en Lugo, figura como una de las partes perjudicadas por las acciones de los agentes que están acusados
O Pazo funcionaba en una gran casa en A Fervedoira
photo_camera O Pazo funcionaba en una gran casa en A Fervedoira

La Fiscalía no ha dado su apoyo a una de las posibilidades que ha dejado abiertas el cierre de la pieza principal de la operación Carioca y su próximo juicio: que la sea la propia Guardia Civil la que asuma las indemnizaciones en caso de condena de los dos agentes acusados, con la peculiaridad de que una de esas indemnizaciones correspondería a uno de los proxenetas históricos de ciudad. Esa posibilidad real implicaría que uno de los grandes beneficiados del macrosumario contra las redes de la prostitución sería el jefe de uno de los mayores burdeles que hubo, O Pazo.

La Audiencia ya ha abierto fase de juicio oral por esta pieza, en la que se sentarán en el banquillo los guardias civiles Armando Lorenzo (para quien pide más de 21 años de prisión) y J.B. (que se enfrenta a un año y siete meses). También se acusa a los proxenetas José Manuel García Adán, José Marcos Grandío Ascariz y Jesús González Varela. Habrá, no obstante, un último acusado: la Dirección General de la Guardia Civil, como posible responsable civil subsidiaria de las indemnizaciones a las que tengan que hacer frente sus exagentes.

La benemérita fue incluida en el proceso por Pilar de Lara, la jueza que inició la operación Carioca en 2008, poco antes de abandonar el juzgado por la sanción del CGPJ. Pero es que la polémica magistrada no se limitó a eso, sino que ofreció acciones como supuestas víctimas de los dos guardias civiles a varios dueños de prostíbulos, a los que en su opinión el cabo Latorre pudo perjudicar mientras trabajaba como tal.

Entre ellos se encontraba por ejemplo, Javier Álvarez, conocido como El Alemán y figura de la prostitución en Sarria, posteriormente reconvertido a estafador y finalmente dado por muerto en Colombia.

Él no puede, por tanto, reclamar ya nada, pero sí se mantiene como parte acusadora en el caso Manuel Manteiga Rodríguez, conocido en el mundo de la prostitución como El Increíble y juzgado hace ya muchos años como uno de los jefes de la banda de O Pazo, un burdel que regentaban en una gran finca con casa a las afueras de Lugo. Posteriormente, ha sido objeto de investigación en varias operaciones.

Se podrá dar de este modo la situación de que en el mayor juicio por la relación entre miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y las redes de prostitución en Lugo quien ejerza la acusación sea precisamente alguien inmerso en el mundo de la prostitución, que busque la condena de un guardia civil y que reclame además una considerable cantidad de dinero al propio cuerpo de seguridad.

Al menos, según parece, deberá hacerlo en solitario, ya que en el escrito de acusación presentado por la Fiscalía no se recoge ninguna supuesta actuación delictiva del cabo Armando contra El increíble ni que este deba recibir indemnización alguna, ni por parte de este ni por la Guardia Civil. La benemérita, no obstante, estará defendida en el juicio oral por el abogado del Estado, que seguramente marchará de la mano con el ministerio fiscal en sus planteamientos.

Lo que está por ver es si no tendrá que indemnizar a alguna de las prostitutas que sí figuran como víctimas.

Comentarios