miércoles. 27.05.2020 |
El tiempo
miércoles. 27.05.2020
El tiempo

Los fieles regresan a las iglesias sin crear problemas de aforo

Un hombre coloca la mascarilla a una señora en la misa. XESÚS PONTE
Un hombre coloca la mascarilla a una señora en la misa. XESÚS PONTE
"La sensación es que todos los feligreses tenían una conciencia muy clara de cumplir las normas", asegura el portavoz del Obispado

Las iglesias de Lugo reabrieron este lunes sus puertas para recibir de nuevo a los fieles y volver a celebrar misas. Lo hicieron en esta fase uno con la limitación de un tercio de su aforo, pero parece que fue más que suficiente. Según informó Marcos Torres, responsable de comunicación del Obispado, en ningún templo lucense hubo mayores problemas para la celebración de las eucaristías ni tuvo que quedarse nadie fuera.

La principal atención, lógicamente, estaba centrada en la catedral de Lugo, donde se habían programado misas a las diez y a las doce de la mañana. A partir del día 17 también las habrá a las 19.00 horas. “La tónica ha sido normalidad absoluta dentro de la situación extraordinaria que estamos viviendo”, explicó marcos Torres. El responsable de comunicación de la diócesis aseguró que no se había comunicado ningún problema en ninguna de las iglesias, ni tampoco en la catedral. “Se cumplieron las medidas de aforo sin problema y con total normalidad. La sensación es que todos tenían una conciencia muy clara de cumplir las normas”, indicó.

Estas normas incluyen la recomendación de no asistir a los templos a las personas que presenten síntomas o sean población de riesgo, la desinfección de los espacios de culto antes de cada celebración, hidrogeles a la entrada, uso de mascarilla en las iglesias, las pilas de agua bendita vacías o la recomendación de no tocar retablos, imágenes u otros objetos artísticos.

También para la celebración de la propia misa hubo cambios: los sacerdotes se desinfectaron las manos antes de empezar; se mantuvo la indicación de evitar dar la mano y otras formas de contacto físico en el rito de la paz y el diálogo individual de la comunión fue sustituido por una oración pública antes de comulgar, para distribuir luego la eucaristía en silencio.

“En la catedral también se atendieron algunas confesiones”, explicó Torres, “pero manteniendo distancias y asegurando confidencialidad”

Los fieles regresan a las iglesias sin crear problemas de aforo
Comentarios