jueves. 02.04.2020 |
El tiempo
jueves. 02.04.2020
El tiempo

La falta de plazas en residencias llega a alargar ingresos en el Hula 20 días

Entrada del Hula. AEP
Entrada del Hula. AEP
La trabajadora social Sagrario Fernández explica su trabajo con el paciente oncológico ► En algunos casos se consigue un hueco en un centro pero sin garantizar que esté en Lugo

La falta de plazas en residencias puede llegar a alargar durante varias semanas la hospitalización de pacientes del Hula que, por sus circunstancias de salud, ya no están en condiciones de volver a sus domicilios. La trabajadora social del hospital Sagrario Fernández —que ofreció este jueves una charla sobre su trabajo con pacientes oncológicos— explica que puede extenderse "20 días como pouco" en algunas circunstancias.

Estas se dieron, por ejemplo, la pasada semana, cuando no había ni una sola plaza libre en residencias de la provincia de Lugo. Si una persona recibe el alta, pero no cuenta con la posibilidad de ir a un centro ni tampoco de volver a su casa, permanece en el hospital hasta que consigue un hueco en alguna. "Non un ano, como teño escoitado nalgunha ocasión, porque as prazas nas residencias móvense moito, pero é verdade que, por vía de urxencia, pode pasar que non estean no ámbito do doente e teña que marchar a outra provincia, por exemplo", dice.

Es decir, cabe la posibilidad de que, por ejemplo, un paciente con cáncer a tratamiento en el Hula que, tras una cirugía no puede volver a casa, acabe teniendo que trasladarse a otra provincia y teniendo que recibir terapia en otro hospital. "Son os menos pero podería ocurrir", explica.

La trabajadora social constata que las horas disponibles para la ayuda en el hogar no son suficientes

Fernández apunta que situaciones así dejan en evidencia la falta de recursos sociosanitarios, de una solución intermedia para quien no puede volver a su casa justo al recibir el alta pero tampoco necesita otro lugar para vivir definitivamente, sino para esa transición desde el alta hasta que logre cierta autonomía. "Non se trata só de falta de prazas nas residencias senón doutras solucións que permitan á xente alongar a estancia no seu domicilio o máximo posible, que é o que a xente quere, como a axuda no fogar", apunta.

Las carencias llegan ahí también porque, aunque existan esos servicios comunitarios, las horas no son suficientes. "O máximo son 70 horas mensuais, o que non permite que algúns pacientes queden na súa casa", recuerda.

Las propias gestiones de las trabajadoras sociales solicitando, por ejemplo, la ayuda a la dependencia, una plaza en una residencia o algún tipo de ayuda de apoyo pueden alargar el proceso. Apunta que la gestión de la ayuda de la dependencia puede tardar en llegar hasta un año y que, en casos de deterioro cognitivo, es precisa la intervención del juzgado antes de decidir el traslado del paciente a una residencia.

La falta de plazas en residencias llega a alargar ingresos en el...
Comentarios