Fallece a los 62 años el arquitecto y urbanista lucense Manuel José López Guitar

Destacó su trabajo en la peatonalización del centro de Lugo y en reformas de edificios significativos de la ciudad
Manuel López Guitar
photo_camera Manuel López Guitar. EP

El arquitecto Manuel José López Guitar, uno de los profesionales que más ha influido en el urbanismo reciente de la ciudad a través del estudio GAU, falleció este miércoles a los 62 años de edad. La noticia despertó una sincera ola de pesar en la ciudad, donde era muy conocido y apreciado, ya que también se había destacado como un gran amante del arte y la cultura y como uno de los impulsores desde sus inicios del Arde Lucus.

Formaba parte del estudio de arquitectura GAU junto a Alberte González, Jorge Salvador y Jorge Gómez Cereijo. Con ellos participó tanto en el diseño de las actuaciones urbanísticas en numerosas zonas de la capital como en la rehabilitación de edificios públicos. Entre otros, destacó el trabajo que realizaron en el anteproyecto para la peatonalización del centro de Lugo y las reformas en el sanatorio Nosa Señora dos Ollos Grandes de Lugo, el Seminario Diocesano de Lugo, la Fonte de Porta Miñá y el Pazo de Sangro-Hotel Orbán y el balneario de Guitiriz, así como en la rehabilitación de la iglesia de Vilar de Donas (Palas de Rei) y en la de la aldea de A Seara (O Courel), o en la construcción del recientemente inaugurado centro de convivencia de A Piringalla.

Conocido entre sus seres queridos como Guiti, este lucense estudió en el antiguo Masculino (hoy el IES Lucus Augusti) y se licenció en 1993 en la Escuela Técnica de Arquitectura de A Coruña, en la especialidad de Edificación. Posteriormente hizo un máster en Rehabilitación.

Como buen arquitecto, era un amante del arte y un virtuoso del dibujo. De hecho, su último trabajo, entregado ya cuando se encontraba hospitalizado, fue la ilustración para la portada de la revista Chío, que acaba de sacar su último número.

Además, fue un gran activista del Arde Lucus. Colaboró en principio con una de las asociaciones fundadoras, para entregar luego sus esfuerzos a Pax Romana.

López Guitar estaba casado con Ana María Cortón y deja dos hijos, Alejandro y María, para él, sin duda, sus dos mejores obras.