Eva Gómez: "Se mejoró, pero aún se hacen a las enfermeras contratos por horas"

Acaba de tomar el relevo de Lourdes Bermello al frente de un colegio que representa a más de 2.300 profesionales que ejercen en la provincia. Cree que acabar con la precariedad, ofreciendo contratos estables, debe ser prioritario
Eva Gómez, presidenta del Colegio de Enfermería de Lugo. SEBAS SENANDE
photo_camera Eva Gómez, presidenta del Colegio de Enfermería de Lugo. SEBAS SENANDE

Tras ganar las elecciones dijo que una de las prioridades era intentar acabar con la precariedad en la enfermería. ¿Cómo se hacen ahora los contratos?
Es verdad que se hizo un proceso de estabilización. En 2023 se convocó una oposición con muchas plazas, 1.500, y se dieron muchas interinidades, pero sigue existiendo esa práctica de contratación por días, por horas o de lunes a viernes...

Para no pagar el fin de semana.
Para no pagar el fin de semana, aunque al lunes siguiente siga haciendo falta el profesional en ese mismo puesto. Eso sigue ocurriendo. Está claro que sí disminuyó mucho el tiempo de eventualidad. Yo, por ejemplo, terminé en el 2002, y mi proceso de eventualidad fueron 13 años porque en 2015 cogí una vacante y, en 2016, la plaza. Los primeros de mi promoción que cogimos plaza lo hicimos ese año. Ahora no coges la vacante a los 13 años, sino mucho antes; digamos que a la mitad incluso. Tras 5 o 6 años ya puedes optar a una vacante. Pero realmente esa práctica de contratos a días y de contratos precarios no ha terminado y es algo que habría que cambiar. Vemos que hay escasez de profesionales a nivel global y que muchas se van. Hay movilidad tanto internacional como nacional.

En busca de mejores condiciones.
Salió la semana pasada el informe del Consejo de Enfermería sobre la movilidad enfermera en 2023. Ese año, 1.400 enfermeras se fueron de España a otros países. Al final, si sigues contratada a días y pendiente siempre de un teléfono, eso no te permite conciliar tu vida laboral y familiar. Y sigue vigente ese pacto de contratación que te penaliza si rechazas varios contratos encadenados. Las enfermeras buscan mejores condiciones laborales y en otros países de Europa se están ofreciendo. Somos profesionales que estamos muy capacitadas, muy informadas y somos muy valoradas fuera de España.

Al mismo tiempo, se da la circunstancia de que el sistema sanitario público de este país, tal y como está organizado ahora, necesita enfermeras sin plaza en listas.
Claro, porque tiene plantillas muy justas. Si trabajas siempre con plantillas ajustadas, ante cualquier eventualidad como una baja o un permiso por paternidad, tienes que tirar de esas listas.Si tuvieras plantillas sobredimensionadas, con muchos profesionales, y ocurriese una eventualidad, los mismos profesionales de esa plantilla suplirían esa eventualidad.

Algo muy difícil en un contexto como el actual, en el que muchas enfermeras se van y en el que no hay tantas que acaben la carrera como para cubrir las jubilaciones.
Esto se debe a una trayectoria de muchos años, en los que no se corrigió ese problema. En 2023 tuvimos 109 altas en el colegio y 119 bajas. Todos los años vamos en déficit, que repercute en ese recambio generacional, en la cobertura de jubilaciones.

¿Qué se podría hacer para mejorar la situación laboral?
A esa gente que termina le tienes que dar una estabilidad laboral. O con plantillas más amplias o con contratos, que también se están haciendo, de correturnos. Es un contrato fijo durante seis meses o año, en el que estás a disposición del hospital. Puede decidir que vayas a un servicio u otro, pero tienes un contrato estable durante ese tiempo y en ese centro.

Tengo entendido que, de la misma manera que hay enfermeras de Lugo que se van fuera a trabajar...
Sí, por ejemplo, el año pasado una compañera de nuestra planta se fue a Noruega con otras dos compañeras del hospital. En principio era una prueba y parece que ahora es permantene.

También Lugo también capta personal. Han venido muchas enfermeras de Andalucía.
Sí, exacto. Aparte de esa migración internacional de la que hablábamos, hay una migración nacional. El informe del Consejo decía que el año pasado 6.600 enfermeras habían cambiado de comunidad autónoma o de provincia. Existe una rivalidad competencial entre comunidades y también entre áreas sanitarias por atraer personal. Y sí que es cierto que de Andalucía se han venido bastantes enfermeras a Lugo.

¿A qué se debe ese fenómeno? ¿El boca-oreja?
Sí, boca-oreja. Viene uno y le habla de su experiencia a sus compañeros de promoción. Creo que son de Granada, sobre todo, y de Sevilla. En Andalucía hay bastantes escuelas de enfermería y no tenían la proyección laboral que aquí les ofrecían.

¿Se les ofrecen contratos de cierta duración?
Sí, y recién terminado, un contrato de seis meses es atractivo. Después, una vez que empiezan aquí, tienden a quedarse.

Otro de sus proyectos es crear una unidad de salud mental para la enfermería. ¿Por qué cree que la necesitan?
Llevamos una pandemia encima y el desgaste psicológico es muy evidente. No solo en la enfermería sino en toda la población. Nos ha hecho mella a todos, pero la enfermera  es la que está 24 horas en contacto con el paciente. Aparte de eso la enfermería quiere un reconocimiento profesional y lleva muchísimos años intentando conseguirlo. No tenemos el reconocimiento del A1, el desarrollo final de las especialidades, la prescripción enfermera... Ahora se te viene encima esa escasez de profesionales y al final tienes que continuar dando todavía más de ti para sostener el sistema.Prestar ese apoyo psicológico es importante porque tenemos un desgaste continuo.

Los colegios de Enfermería ya se reunieron con el conselleiro, ¿qué abordaron?
Fue una primera reunión, de toma de contacto, que nos pareció muy positiva. Hablamos de la escasez de profesionales y de la necesidad de hacer contratos atractivos para que los que formamos, se queden aquí. También se le pidió que haya uniformidad de contratos entre las diferentes gerencias, que no compita Lugo contra A Coruña o Pontevedra. 

¿Y sobre la presencia de enfermeras en la gestión?
Dijo que quería que la enfermería ocupase puestos de dirección dentro de la consellería porque está muy poco representada. Nos pareció muy positivo. También hablamos del programa Xide, que gestiona la demanda de Atención Primaria.

Los médicos están en contra de ese sistema, entienden que es un triaje encubierto que debe hacer un sanitario y no personal administrativo. ¿Qué opinan las enfermeras?
Estamos a favor. Si está el sistema está bien protocolizado y bien implantado, no vemos por qué esa derivación inicial no puede hacerla un administrativo. También el 061, ese primer filtraje, lo hace un administrativo y también es un programa de triaje. Creemos que hay que optimizar los recursos de Primaria. Nosotros le dijimos al conselleiro que,  como colegio profesional, creemos que la enfermería puede desarrollar competencias plenas y dar un soporte a esas necesidades que tiene la atención primaria. Hablamos del programa de la mujer, del niño sano, del paciente crónico y plurilatológico, salud mental... 

¿Trataron el desarrollo de las especialidades enfermeras?
Sí, hablamos también de la implantación progresiva de las especialidades. Le hicimos una petición muy especial y muy concreta sobre la enfermería geriátrica. Lugo tiene una unidad docente de enfermería geriátrica, pero esos enfermeros no tienen una lista de contratación en la que apuntarse cuando acaban el Eir, ni se hizo ningún proceso de oposición. Entonces esos enfermeros que formamos, si quieren trabajar como especialistas de Geriatría, acaban y se van fuera de Galicia. Así que le hicimos esa petición concreta: que se abra una lista de contratación específica.