Paula Fraga: "España es el país más putero de Europa y el tercero del mundo"

La abogada lucense regresa a su ciudad para ofrecer una conferencia en las Xornadas Penitenciarias. El tema, su especialidad: la urgente necesidad de abolir la prostitución en un país "de puteros" que se niega a ver la realidad.
Paula Fraga. XESÚS PONTE
photo_camera Paula Fraga. XESÚS PONTE

La asociación Concepción Arenal abrió este lunes las 36ª Xornadas Penitenciarias, bajo el lema Abolición de la esclavitud del siglo XXI. Lo hizo con la ponencia de la exprostituta y ahora conocida activista Amelia Tiganus, víctima de trata y explotada sexualmente en España durante años. Problemas con sus vuelos le impidieron estar físicamente en Lugo, aunque intervino por videoconferencia. Quien sí estuvo es una persona que conoce muy bien a Amelia, la abogada lucense Paula Fraga, una de las más reconocidas activista contra la prostitución. Este martes, a las 19.30 horas, ofrecerá en la Diputación la charla "A prostitución: estratexias de lexitimación. A abolición e a protección integral das vítimas".

¿Qué le parecen las propuestas que se están debatiendo para la ley contra la prostitución, con medidas como multar a los puteros?
Da la sensación de que el Estado quiere dar pasos pero no se atreve. El lobby proxeneta es muy poderoso, genera mucho dinero. En España la prostitución genera cinco millones de euros diarios, es el país más putero y proxeneta de Europa y el tercero del mundo. Las propuestas legislativas abolicionistas van entrando con mucha timidez. Ahora se dice que se quiere sancionar al putero, pero de momento las propuestas legislativas no están siendo completas y solo se pretende introducir en el Código Penal la tercería locativa (habilitación de espacios para el ejercicio de la prostitución), que por supuesto debe estar, pero falta la legislación completa: eso comporta asistencia integral a la víctima, la sanción administrativa y penal al putero, porque es la manera de introducir en el imaginario social que la prostitución es violencia contra la mujer.

¿Pueden ser al menos unos primeros pasos correctos mientras no se llega a la abolición?
Pueden servir la introducción en el Código Penal la tercería locativa. Puede ser una primera medida, pero es escasa, insuficiente y no lo que se puede esperar de un Gobierno que se dice feminista. Está demostrando no serlo.

¿Es posible la erradicación de la prostitución solo en un país?
Sí. Tenemos el ejemplo en Suecia o en Francia, con legislaciones abolicionistas que si no la han erradicado por completo, porque es imposible acabar con el crimen por completo, ha bajado drásticamente la trata de seres humanos con fines de explotación sexual.

¿Cuáles serían entonces los primeros pasos que se deberían dar en tanto no se consigue la abolición?
Es que la única respuesta legislativa posible es la abolición, no hay más. Lo más importante es una asistencia integral a las víctimas, porque si cerramos los prostíbulos tenemos que darles alternativas.