Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Una escombrera a 10 minutos del centro

Vertedero incontrolado que se encuentra próximo a la Avenida Infanta Elena. ARSENIO COTO
Vertedero incontrolado que se encuentra próximo a la Avenida Infanta Elena. ARSENIO COTO

Una parcela sita entre Paradai y As Gándaras acumula toneladas de residuos de obras públicas y privadas, lo que desata quejas vecinales

A solo diez minutos a pie del centro de Lugo, próximo a la Rúa Pedáneo Xoán Diego, entre los barrios de Paradai y As Gándaras, crece sin control y afeando el entorno un vertedero en el que vehículos de empresas de construcción que ejecutan proyectos de administraciones públicas y otros de particulares depositan residuos de obras.

Esta es la denuncia que vecinos de esta zona han trasladado durante meses a la Patrulla Verde de la Policía Local, sin que hasta el momento hayan visto cumplida su reivindicación de que se erradique esta escombrera.

Una montaña de unos 120 metros cuadrados de superficie, con toneladas de restos de bloques de cemento, baldosas, azulejos, tejas, ladrillos, cristales o tierra, domina esta parcela a la que solo se puede acceder en vehículo por una pista sin salida desde el Camiño da Fonte.

El barro que se acumula estos días delata a los vehículos que acuden con relativa frecuencia a descargar, debido a las rodadas que dejan impresas. Vecinos de la zona han captado instantáneas de cómo se cometen estas infracciones.

Aunque primen los materiales de construcción, incluso aparecen esparcidos los cartones y plásticos con que se embalan, no es solo una escombrera. Otros incívicos ciudadanos también han aprovechado para deshacerse impunemente desde muebles viejos, como un sofá y dos sillones, hasta bidones de combustible de 25 litros de capacidad o varios pares de calzado.

Este vertedero urbano convive desde hace años con huertas. Se puede divisar desde la Avenida Infanta Elena. Solo le separan la vía del ferrocarril y la Rúa Pedá- neo Xoán Diego —cuyos vecinos aguardan desde hace cinco años a que se ponga en funcionamiento el renovado alumbrado público—. Y también se encuentra a pocos metros del río Rato y del parque de Paradai. En este caso la Rúa Alexandre Bóveda ejerce como frontera.

SANCIONES. Si los que tiran residuos en un vertedero incontrolado son cazados por las fuerzas del orden, se enfrentarían a una multa que va desde los 901 euros hasta los 45.000 por una infracción grave, que sería la probable calificación que se aplicaría en el caso de Paradai. Si se trata de restos peligrosos, su cuantía se incrementaría, desde 9.001 euros hasta 300.000.

Además de la multa económica, a los infractores les podrían imponer hasta un año de inhabilitación profesional, según el régimen sancionador que contempla la Ley 22/2011 de residuos y suelos contaminados, que es la que toma como referencia la Ordenanza de Medio Ambiente del Concello de Lugo.

Una escombrera a 10 minutos del centro
Comentarios