jueves. 21.10.2021 |
El tiempo
jueves. 21.10.2021
El tiempo

Un empujón que puede salir caro

Una vista del barrio de Santiago de Castelo. AEP
Una vista del barrio de Santiago de Castelo. AEP
Detenido un vecino de Castelo que desplazó a un joven que entró a hurtar en su propiedad y que acabó en el hospital

Un joven de 21 años de edad lleva más de tres semanas ingresado en el Hospital Lucus Augusti (Hula) con graves secuelas, tras sufrir un empujón que pudo agravar una antigua lesión que padecía.

El incidente tuvo lugar a principios de este mes en Santiago de Castelo. Este joven, su compañera sentimental y una tercera persona presuntamente entraron en la propiedad de un vecino de este barrio de la capital lucense con el fin de hurtar enseres en un alpendre suyo.

El propietario les sorprendió y les retuvo hasta que acudió la Policía. Durante esa espera, se produjo al parecer un forcejeo en el que el dueño le propinó un empujón a uno de los tres intrusos, que se cayó al suelo.

Los jóvenes fueron identificados por las fuerzas de seguridad, tras la denuncia presentada por el afectado.

Lo que en principio era una investigación policial por un simple hurto derivó en otra por lesiones al ingresar el joven en el Hula

Pero no ha sido la única denuncia interpuesta por este caso. Lo que era un simple hurto derivó en una investigación por lesiones, que están llevando a cabo los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (Udev) de la comisaría de la Policía Nacional de Lugo.

Esa investigación por lesiones se abrió debido a la denuncia formulada por la novia del joven, que habla de agresión y no de empujón, a raíz de que este ingresase en el hospital. Su estado de salud se ha complicado por una infección generada por el implante que tiene en la columna, de una antigua lesión, que lo tiene postrado en cama en este hospital de la capital lucense desde hace más de tres semanas.

Los agentes detuvieron entonces al vecino de Santiago de Castelo que propinó el empujón a uno de los intrusos que se colaron en su propiedad para presuntamente cometer el hurto. Tras prestar declaración en comisaría, quedó en libertad.

El lesionado vivía con su novia en unas condiciones infrahumanas en una tienda de campaña hecha por ellos mismos

SIN TECHO. El joven, natural de León, vivía en Santiago de Castelo con su novia en unas condiciones consideradas infrahumanas. La pareja se cobijaba en una tienda de campaña confeccionada con telas por ellos mismos.

Las fuerzas de seguridad tratan ahora de determinar si las secuelas que padece este indigente son consecuencia de ese empujón o ya las venía arrastrando desde hace tiempo.

La Udev ha solicitado un informe al Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga) con el fin de que aporte luz a la causa del estado de salud del joven que está ingresado en el Hula.

No se ha acreditado por ahora la responsabilidad del detenido, pero si finalmente el juzgado ve indicios de una conducta penal este vecino de Castelo se podría enfrentar a una pena de tres a seis años de prisión por un delito de lesiones graves.

Un empujón que puede salir caro