jueves. 03.12.2020 |
El tiempo
jueves. 03.12.2020
El tiempo

Las empresas de buses languidecen después de sumar 3 meses paradas

Los ocho vehículos de la empresa chairega Suso Vigo llevan tres meses aparcados en las cocheras. EP
Los ocho vehículos de la empresa chairega Suso Vigo llevan tres meses aparcados en las cocheras. EP
Las que más están sufriendo la inactividad son las que se dedican al transporte discrecional, que son viajes de grupos o excursiones

"Levo tres meses cos oito coches parados. Estamos aguantando, pagando as letras e tirando de aforros", afirma Suso Vigo, que está al frente de la empresa familiar de transporte de viajeros que tiene su nombre, fundada hace medio siglo por su abuelo y que va por la tercera generación.

La empresa Suso Vigo es un ejemplo de los aprietos que están pasando las que se dedican al transporte discrecional, es decir a viajes de grupos, excursiones... En estos tres meses sus ingresos han sido cero. Sus dos empleados están regulados por un Erte y los tres trabajadores de la familia, como son autónomos, se han acogido a la prestación extraordinaria por cese de actividad. Al menos la aseguradora le suspendió el pago de las pólizas.

"Nos últimos 15 días de marzo só recibimos anulacións de viaxes que tiñamos a Andalucía, Cantabria, as Rías Baixas, o Camiño de Santiago... e a día de hoxe non as volveron contratar", precisa.

Su situación es más apurada porque hace medio año acometió una fuerte inversión para adquirir la histórica empresa Autocares Pita, de Xermade, que puso fin a su actividad tras no conseguir renovar las concesiones de las líneas de transporte escolar que tenía.

"Cada vez veo las cosas más negras", afirma Víctor Fernández, que augura que habrá empresas que se quedarán por el camino en esta crisis

Pese a que considera que el futuro se presenta "incerto" y que el transporte discrecional está "esquecido" por las administraciones, Suso Vigo tiene claro que "non é o momento de abandonar, hai que aguantar, ademais os coches non os das vendido polo que valen", comenta.

compartido. Aunque también llevan tres meses paradas, los aprietos de las empresas que se dedican al transporte escolar y al compartido con adultos son más llevaderos porque la Xunta les ha seguido pagando por sus servicios, aunque con descuentos. Es el caso de Autocares Mourenza que cubren rutas en Lugo, A Ulloa y Taboada. "Tenemos los 21 coches parados en el garaje desde el 14 de marzo", explica uno de sus socios, Víctor Fernández.

En su caso los cinco o seis conductores que suele mantener contratados en verano para cubrir, sobre todo, las rutas del Camino de Santiago, este año se irán temporalmente al paro, hasta el inicio del nuevo curso escolar, por la inactividad prevista.

"Cada vez veo las cosas más negras", afirma Víctor Fernández, que augura que habrá empresas que se quedarán por el camino en esta crisis.

Los efectos económicos de la pandemia coinciden con la próxima adjudicación en Galicia por 10 años, con opción de una prórroga por otros cinco, de 29 líneas de transporte escolar y compartido con adultos. En la provincia de Lugo son cuatro, entre ellas la de la capital lucense con Santiago de Compostela.

Las empresas de buses languidecen después de sumar 3 meses paradas
Comentarios