martes. 07.07.2020 |
El tiempo
martes. 07.07.2020
El tiempo

El empresariado lucense encara con optimismo la fase 2 de la desescalada

Terrazas en Lugo. XESÚS PONTE
Terrazas en Lugo. XESÚS PONTE
Jaime López, secretario de la CEL, afirma que los Ertes solo afectaron al 11 por ciento de la población ocupada de la provincia ▶ Destaca en Lugo que se mantuvo el nivel de exportaciones estos dos meses y que el sector agroalimentario mantuvo la actividad

La fase 2 de la desescalada se inicia este lunes con una perspectiva optimista por parte del empresariado lucense, que reconoce que la crisis económica derivada del confinamiento no se ensañó tanto en la provincia como en otras partes de España dado que el sector agroalimentario —el más fuerte en Lugo— mantuvo su actividad al igual que las exportaciones.

"La afectación económica del coronavirus en Lugo es relativa. Es importante, no se puede tomar nunca como algo positivo. Pero, sin embargo, la crisis no tocó tan a fondo como en otras partes. Por ejemplo, aquí en Lugo los Ertes afectaron solo al 11 por ciento de la población ocupada, principalmente de la hostelería, el comercio y otros sectores residuales. Otro dato es que las pequeñas empresas —que abundan en Lugo— han resistido estas crisis con sus propios recursos sin acudir masivamente a las ayudas de la Administración", afirma el secretario de la Confederación de Empresarios de Lugo, Jaime López.

La apertura económica de varios sectores que supone la fase 2 será positiva, según estima el secretario de los empresarios lucenses, que añade que la recuperación también será más fácil "porque en Lugo no estamos tan vinculados al tema del turismo como en otras partes como Valencia o Mallorca, por ejemplo".

La mayoría de las empresas pequeñas están resistiendo con sus propios recursos, sin tirar de las ayudas de la Administración

Otro factor que ayuda a tener buenas perspectivas económicas es el horizonte cercano que marca el Xacobeo 2021. "Lo que hay que esperar es que no haya un rebrote pero, por lo demás, la llegada de la fase 2 hay que acogerla favorablemente porque demuestra que Galicia y Lugo cumplen los deberes. Lo que también hace falta es gente de Estado que esté a la altura de las circunstancias para gestionar este problema y que no se enzarce en enfrentamientos políticos", apunta el portavoz de los empresarios de Lugo.

COMERCIO. Jaime López destaca, por otra parte, la capacidad de resistencia de la empresa y del comercio lucense, puesta en evidencia una vez más. "La crisis en los comercios se vio agudizada con esta situación y en Lugo hay muchas pequeñas empresas que son comercios, ya que no tenemos gran industria. Pero estas empresas localistas demostraron que aguantan mejor y son resistentes porque tampoco tenemos un marco de recuperación tan grande", indica el presidente de la CEL.

Junto a los comercios, Jaime López apunta —en este sentido— al sector agroalimentario, tan fuerte en la provincia. "Este sector no se vio tan tocado por la situación económica como otros", remarca.

El presidente de los empresarios añade también que el nivel de exportaciones en la provincia se mantuvo durante estos más de dos meses de confinamiento.

"Se siguió exportando durante toda la pandemia. En la provincia, tenemos un tejido no fuerte del sector manufacturero que, en cambio, no paró su actividad. De hecho, aquí se siguió exportando leche y manufacturas de pesca, alimentación y madera. Tenemos un microtejido económico —del sector servicios, de los autónomos y de la hostelería— muy productivo", señala Jaime López.

Se espera que la recuperación económica sea más fácil en Lugo dado que es una provincia que no depende tanto del turismo

 En cuanto al apoyo político a los empresarios, López se une a las críticas de que "la reforma laboral se haga a las espaldas de empresarios y trabajadores cuando lo que habría que hacer era intentar salir de la situación económica de la pandemia con otras fortalezas".

PROTECCIONISMO. La coyuntura actual también dejó ver, según el secretario de la CEL, la necesidad de que el Estado proteja más la industria nacional. "China está ahí y, hasta ahora, no se defendía a nuestros empresarios, hasta el punto de que los chinos iban absorbiendo nuestras empresas. De hecho, hay empresas lucenses pequeñas, como las del sector del calzado en Monforte, que no podían competir con la globalización económica marcada por los costes bajos de China. Ahora, con la pandemia, se llegó a la conclusión de que hay que potenciar la industria nacional", afirma Jaime López.

El secretario de los empresarios también hace referencia a la aprobación de la renta universal, que garantiza un mínimo a la población más desfavorecida. Jaime López reconoce que este recurso "es algo bueno, aunque, en muchos casos, el hecho de cobrarla genera falta de ambición y que no haya, al final tampoco, competitividad en el trabajador".

El empresariado lucense encara con optimismo la fase 2 de la...
Comentarios