domingo. 27.09.2020 |
El tiempo
domingo. 27.09.2020
El tiempo

Una empresa lucense para frenar a los okupas

Puerta forzada. AEP
Puerta forzada. AEP
Mi Casa no Es la Tuya surge a raíz del desbordamiento del sector de la desocupación y de la necesidad de prestar este servicio en Lugo

Cinco lucenses crean la empresa Mi Casa no Es la Tuya, dada de alta ayer, para prestar un servicio integral de asesoría jurídica frente a los okupas. Es pionera en desocupación en Lugo y, según reconoce Francisco Ojea, uno de los creadores: "De lo que tenemos constancia es que en Galicia no hay una empresa de desocupación puramente gallega".

Francisco Ojea y los otros cuatro creadores inician su andadura empresarial. "La idea surgió hace un par de meses debido a la situación actual de desbordamiento de las empresas que realizan la función de luchar frente a los okupas", explica Francisco, que añade la importancia de "una vocación social, ya que hay mucha gente que no tiene su primera vivienda y se queda en la calle".

La iniciativa no surgió a raíz de una vivencia personal de los creadores, sino de "gente conocida que se ha visto en la situación de hacer frente a tal problema".

La situación del sector y la necesidad de prestar un servicio a los lucenses frente a los okupas fueron los principales incentivos de la nueva empresa. "Ahora mismo otras compañías de desocupación no tienen líneas suficientes disponibles para atender las demandas y hay propietarios que viven en casa de familiares por culpa de tener su vivienda ocupada", explica Francisco Ojea.

El servicio de Mi Casa no Es la Tuya se centra en una asesoría jurídica integral, tanto a usuarios con las viviendas ocupadas como a aquellos que tienen inquilinos precarios. Asimismo, dentro de la plantilla parte del personal tiene más de una década de experiencia en el sector de la seguridad.

ACTUACIÓN. "Hay que aplicar la legislación vigente que es la ley 5/2018 del 11 de junio", afirma Francisco Ojea. Según explica, lo primero es contactar con los okupas y dialogar para negociar. "Una vez los okupas salen de las viviendas, se realiza un control de acceso y un cerrajero instala un bombín antiokupas", expone Francisco.

La empresa en cualquiera actuación avisa previamente a la Policía Nacional y a la Guardia Civil. "Hay que evitar incidentes violentos, ya que algunas viviendas incluso son puntos de venta de droga", ilustra Francisco, a la que vez que explica que al realizar las actuaciones se va protegido con "chalecos y guantes anticortes".

En el caso de los inquilinos que no cumplen con las condiciones acordadas se actúa de forma diferente. Francisco Ojea asegura que "hay que negociar ya que tienen contrato en vigor". Así, la empresa asesora al propietario para llegar a acuerdos con los inquilinos.

Mi Casa no Es la Tuya nace para dar respuesta a situaciones como la que plantea Francisco: "Hay casos de okupas que realquilan estancias de la casa". Así, afirma que estos usuarios actualmente se sienten "protegidos" y que "en otros países en 24 horas se desalojan mientras que aquí incluso adquieren ciertos derechos".

Por ahora, los creadores realizaron estudios de mercado. "Todavía no se está gestionando ningún caso, pero nos han contactado", admite Francisco, que ya espera a tener su "primer cliente oficial".

La empresa de desocupación lucense llega en un momento crítico en un panorama en el que, según afirma Francisco, uno de los fundadores, se está atentando contra "la propiedad privada, uno de los pilares del estado de derecho, que se encuentra en peligro".

Un servicio de asesoría integral

Mi Casa no Es la Tuya se basa en un asesoramiento integral para toda persona que se vea perjudicada por la ocupación de su morada. Para contactar con la empresa hay varias posibilidades: a través del correo [email protected] micasanoeslatuya.com o por sus principales redes sociales: Instagram y Facebook.

Un eslogan sencillo
"Apostamos por un logotipo que se inspirase en el principio constitucional de la inviolabilidad del domicilio", explica Francisco Ojea sobre la identidad visual de su empresa..

Una empresa lucense para frenar a los okupas
Comentarios