viernes. 22.11.2019 |
El tiempo
viernes. 22.11.2019
El tiempo

Eloy Castro afronta 5 años por nuevas estafas a través de su sede portuguesa

Eloy Castro, este miércoles en el Penal 2 de Lugo. P.V.
Eloy Castro, este miércoles en el Penal 2 de Lugo. P.V.
Tras ocho condenas, alegó: "Me denuncian porque vieron en internet la historia de mi vida"

Eloy Castro Castro se sentó este miércoles de nuevo en el banquillo de los acusados del Penal número 2 de Lugo y escuchó como la Fiscalía solicitaba para él un total de cinco años de prisión y 100.000 euros de multa por dos nuevas estafas, cometidas supuestamente con la venta de sendas máquinas a empresarios de Plasencia y Zamora.

Una vez más, el que fuera dueño de Autocentrum, negó totalmente los hechos y se permitió achacar las denuncias a su fama de estafador. "En los dos casos, yo llegué a un acuerdo con los compradores, pero se echaron para atrás y me denunciaron porque vieron en internet la historia de mi vida", dijo. Y es que en dicha historia figuran al menos ocho condenas penales por estafas, obstrucción a la Justicia, falsificación de documentos privados, denuncia falsa, falsedad en documento público, defraudación tributaria y conducción temeraria.

Según alegó este miércoles la Fiscalía, las dos estafas por las que se juzga ahora al lucense se realizaron desde la nave de maquinaria agrícola que Castro dirigía en la N-VI, a la entrada de O Ceao, pero se gestionaron a través de Additional Moment LDA, una sociedad con sede en la localidad portuguesa de Chaves pero que, según la acusación pública, tiene como administrador único y gerente al propio Eloy Castro.

Uno de los denunciantes dijo que le dio facturas no legales en España y al otro le cobró 16.000 euros y no le entregó la máquina

Siguiendo su habitual modus operandi, el acusado había anunciado sus dos máquinas agrícolas (un cargador forestal y una procesadora) en el portal Milanuncios.com. Tras ponerse en contacto con él, las operaciones se llevaron a cabo en la nave de la capital lucense, que tenía rotulada con los logotipos de John Deere para dar apariencia de concesionario oficial. Los negocios se cerraron en 83.000 euros en el caso del cargador forestal y en 52.000 para la máquina procesadora.

Sin embargo, y siempre según el escrito de acusación, los problemas llegaron a la hora de cumplir con sus compromisos: tras cobrar diversas cantidades, las facturas que les hizo llegar fueron emitidas por Additional Moment, en portugués, en las que constaba falsamente que la compra se había realizado en Portugal y sin Iva.

Según explicaron los compradores, en el primer caso, el acusado emitió facturas no legales en España, lo que le impidió desgravar el Iva. En la otra venta, Eloy Castro ni siquiera entregó la máquina al comprador, aunque le cobró 16.000 euros en diversos pagos, alegando que eran las cantidades que exigía la marca John Deere para concederle la financiación al cliente. Tras los alegatos de las partes, el juicio quedó visto para sentencia.

El fiscal pide otro año y medio para Castro por una pelea a puñetazos con un cliente en su nave
Entre las muchas causas judiciales abiertas que todavía le quedan a Eloy Castro figura una para la que ya hay escrito de acusación. En el mismo, la Fiscalía lo acusa de un delito de lesiones por una pelea con un cliente, en la que ambos se agredieron a puñetazos. Solicita una año y medio de prisión para Castro y otro tanto para su cliente.

Los hechos sucedieron el 20 de marzo del año pasado, en la nave de Garabolos donde hasta hace poco tenía sus instalaciones Forst Team, y que abandonó después de que John Deere lo denunciara por utilizar su marca sin permiso. 

Según describe el fiscal y una vez liados a "puñetazos o golpes", a Eloy Castro le partieron la boca, ya que tuvo que ser atendido de dos heridas en el labio fruto de un puñetazo. Pero el tampoco se quedó corto: su rival "resulto con lesiones consistentes en contusión nasal, policontusiones en la cabeza, brazo derecho, hombro izquierdo y piernas, heridas superficiales en ambas heridas y erosión en falange de mano derecha".

De hecho, a pesar de que la pena a la que se arriesgan los dos es la misma, año y medio por lesiones, su contrincante solo tendría que abonar a Castro 150 euros como indemnización, mientras que él debería compensar al otro implicado con 3.010 euros.

Eloy Castro afronta 5 años por nuevas estafas a través de su sede...
Comentarios