Martes. 13.11.2018 |
El tiempo
Martes. 13.11.2018
El tiempo

El proyecto del Xeral se tramitaba en el Concello y el gobierno lo desconocía

La alcaldesa, con vecinos en un acto reivindicativo de inversiones de la Xunta en A Residencia. XESÚS PONTE (AEP)
La alcaldesa, con vecinos en un acto reivindicativo de inversiones de la Xunta en A Residencia. XESÚS PONTE (AEP)

El edil de urbanismo alega que la confusión se debió a que se registró dos veces la petición de autorización, de lo que no se le informó, y a que en Licencias se le dio información incompleta porque el funcionario que lleva el tema no está

No solo estaba en el Concello, sino que se estaba tramitando y había pasado ya por distintos servicios, pero el equipo de gobierno lo desconocía. Es el último capítulo —y quién sabe si definitivo— de la polémica a cuenta del proyecto de la Xunta para hacer un centro integral de salud en A Residencia, que esta semana dio lugar a un intercambio de calificativos gruesos entre el PP local y el gobierno municipal, con petición de dimisiones incluidas.

Se trata de un proyecto que ronda los diez millones de euros y sobre el que están puestas todas las miradas por la mejora que supondrá en los servicios sanitarios de la ciudad —está previsto trasladar a él la mitad de los 30.000 usuarios del colapsado centro de salud de A Milagrosa— y por el estímulo que se espera que suponga para el barrio, muy decaído desde el cierre del hospital. No solo es esperado con ansia por los vecinos, sino que ha sido utilizado como arma política en los últimos años, dado que la alcaldesa y varios concejales llegaron a participar en las manifestaciones vecinales en demanda de inversiones de la Xunta.

El interés municipal en este proyecto es máximo, asegura, razón por la que, según explicó, en el último año hubo una comunicación fluida con la Consellería de Sanidade y se fueron simplificando procedimientos administrativos para agilizar su tramitación. Pero, paradójicamente, los funcionarios municipales estaban trabajando para responder a la petición de licencia de obra de la Xunta y ni la alcaldesa ni el concejal de urbanismo estaban al tanto, lo que no tendría mayor importancia si esa circunstancia no hubiera puesto de manifiesto la, cuando menos, particular forma de trabajar que hay en la administración local, tanto en la vertiente política como en la funcionarial.

Desde finales de julio, la solicitud de licencia y el proyecto constructivo pasaron por cuatro servicios municipales

La polémica saltó cuando el PP denunció que la petición de licencia de obra llevaba algo más de un mes en el Ayuntamiento y este no respondía a ella. Primero, el gobierno local apuntó que la solicitud había tardado un mes en llegar de Santiago a Lugo. Dijo que había sido entregada en el Concello el 20 de agosto, y que venía incompleta, al no incluir el proyecto técnico de la obra. El miércoles se supo que la solicitud no tardó un mes en llegar, sino dos días, tal como probó el PP tras mostrar un documento de Correos según el cual se entregó en Alcaldía el 20 de julio (aunque al Rexistro municipal no se derivó hasta el 23). El gobierno local insistía en que el proyecto técnico no aparecía. El jueves, el concejal de urbanismo, Daniel Piñeiro, tenía que admitir que el proyecto no solo estaba en el Concello, sino que ya se estaba tramitando.

Piñeiro alegó que la confusión vino dada por varias circunstancias. Explicó que, cuando preguntó en el servicio de Licencias, se le informó de que la solicitud del permiso de obra estaba allí, pero que faltaba el proyecto. Se le indicó que la fecha de registro municipal era del 20 de agosto, fecha que el concejal confirmó con los funcionarios del Rexistro.

Cuando el PP demostró que la documentación de la Xunta llevaba más de un mes en el Concello y que estaba completa y Piñeiro hizo más indagaciones, fue cuando descubrió que el proyecto se estaba tramitando desde finales de julio. En Licencias no le informaron de esa circunstancia porque el funcionario que llevó el asunto está de vacaciones y el resto del personal no estaba al tanto, explicó Piñeiro. El concejal quiso poner en valor que, en realidad, no se perdió tiempo. "O procedemento administrativo nunca se interrompeu, e iso é o importante", afirmó. Ahora trata de averiguar por qué la documentación aparece dos veces en el Rexistro —en algunos ámbitos se apuntaba a que fue enviada dos veces por la Xunta, lo que esta niega— y por qué no se le dio ese dato en el servicio.

Desde Licencias, el proyecto fue enviado a Facenda Local, que ya certificó que está exceptuado del pago de tasas hasta que se adjudique la obra, y ahora está en Arquitectura, pendiente de ser informado cuando el funcionario que debe hacerlo vuelva de vacaciones.

Xunta
"Non queremos polemizar máis"
"Desde a Xunta non queremos polemizar máis, unha vez que está aclarado que o Concello xa atopou a solicitude de licenza, que inclúe o CD co proxecto contrutivo", afirmó el jueves.
Indicó que, para poder explicar por qué hay dos registros de la documentación, tendría que tener acceso al docuemento que el Concello registró el 20 de agosto.
Un solo envío
La Xunta dice que solo hizo un envío por Correos. El otro fue digital, por el Portal Único

El proyecto del Xeral se tramitaba en el Concello y el gobierno lo...
Comentarios