El Hula empezará a interpretar placas de Urgencias con inteligencia artificial

El sistema revisará 3.500 radiografías de tórax y otras 1.400 musculoesqueléticas al mes, ofreciendo en segundos un diagnóstico que el médico revisará para confirmar. Liberará a radiólogos para centrarse en pruebas más complejas
Médicos examinando placas de tórax en el Hula. XESÚS PONTE/AEP
photo_camera Médicos examinando placas de tórax en el Hula. XESÚS PONTE/AEP

Una inteligencia artificial se encargará de informar todas las placas simples que se hagan en el servicio de Urgencias del Hula en los próximos meses. El hospital lucense se unirá a la lista de los centros gallegos que ya están utilizando esta herramienta de interpretación de imagen, como los de Santiago, A Coruña, Vigo y Ourense.

Ese sistema revisará 3.500 radiografías de tórax y 1.400 musculoesqueléticas al mes, ofreciendo acto seguido un diagnóstico que, en todo caso, siempre debe ser confirmado por el médico.

Hasta ahora, si un paciente acude al servicio de Urgencias y explica que se ha torcido el tobillo, sufre mucho dolor y apenas puede apoyar el pie, el facultativo podía pedir una placa. Esta se subía al servidor de almacenamiento de imágenes con el que cuenta el Sergas y el propio médico la revisaba y diagnosticaba la fractura. En caso de tener dudas sobre cómo interpretar la imagen consultaba al radiólogo, el especialista de esa área. Los radiólogos no informan todas las placas de Urgencias sino que lo hacen solo a demanda, sobre aquellas que se les consulta.

Cuando se cuente con la IA, se seguirán subiendo las placas al sistema de almacenamiento, la herramienta la revisará, marcará la lesión y emitirá un diagnóstico. El médico tendrá disponible después tanto la imagen original como la nueva que incluye la interpretación. Si, pese a todo, sigue teniendo alguna duda, seguirá consultando al radiólogo. Si coincide con el diagnóstico de la IA.se lo comunicará al paciente.

El jefe de Radiología del Hula, Xurxo González, explica que se estima que el nuevo sistema "reduce en un 35% el tiempo dedicado a leer e interpretar placas". La sensibilidad —es decir, la capacidad de detectar una lesión— es del 90%, bastante superior a la que tiene un médico no radiólogo o incluso un especialista en formación, cuando aún no tiene suficiente experiencia.

Quizás lo más importante es que ese 10% restante será, en todo caso, patología banal, sin relevancia clínica. "Lo más importante lo detecta al cien por cien", explica el doctor González, que confirma que a la IA nunca se le va a escapar algo como un cáncer de pulmón en una radiografía de tórax.

Admite que los estudios que le adjudican una elevada sensibilidad han sido promovidos por la empresa que comercializa este sistema de IA, pero que, al mismo tiempo, se han publicado en revistas de impacto de la especialidad, sometidas a la revisión por pares y que, en todo caso, en los hospitales donde ya se está funcionando arroja buenos resultados.

La herramienta tiene capacidad para detectar neumotórax, neumonía, derrame pleural, nódulos y masas en el tórax y fracturas, luxaciones, lesiones óseas o derrames en las placas musculoesqueléticas. Únicamente no se puede utilizar en columna, solo en extremidades.

El sistema se aplicará inicialmente por dos meses hasta que el año que viene el Sergas proceda a su hacer una compra centralizada, que permitirá implantarlo en todos los centros del Sergas y, muy probablemente, extenderlo.

La razón de que se aplique inicialmente en Urgencias es que se trata de un servicio que maneja un elevado número de imágenes, donde contar con el diagnóstico de manera rápida es muy beneficioso. La IA ofrece información en cuestión de segundos y con mayor porcentaje de aciertos que el grueso de los médicos de ese tipo de servicios, que no son especialistas en interpretación de imagen. Al mismo tiempo, su capacidad no se ve resentida por una guardia compleja, ni por el cansancio y puede trabajar sin límite horario. Por otra parte, otro de los beneficios de contar con ese sistema será que liberará a los radiólogos para centrarse en pruebas más complejas de interpretar.

La misma empresa que ofrece esta herramienta trabaja ya en la comercialización de otras para diagnóstico de lesiones en mamografía y en TAC, que ya están desarrolladas pero que no se encuentran aún en el mercado.